Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

lunes, 6 de abril de 2009

Pájaros oscuros

Pájaros oscuros que voláis sin rumbo,

que me atormentáis sin tregua,

que hincáis vuestras garras en mi alma,

que picáis las migajas de mi espíritu,

y desgarráis mis entrañas,

y me insufláis pensamientos malignos,

abandonad vuestra labor,

poned fin a la caza de mi ser,

dejadme pensar en el descanso eterno,

¡volad! ¡Sobrevolad el Infierno!

Pero no me lo traigáis,

yo, ya, bastante tengo.

 

Pájaros oscuros del profundo Averno,

ya no os temo, pero estoy cansado,

ya no soporto las recurrentes pesadillas,

las noches negras de insomnio,

la oscura luna de plata,

los filamentos secretos,

que guían vuestra malvada ruta,

vuestros perversos planes de vuelo,

lo he perdido todo,

mi vida y mi reposo perpetuo,

desclavadme las astillas,

de mi corazón sempiterno.

 

Medito sobre el fuego,

ya no me quemo,

mi alma es de amianto,

mi cerebro está hueco,

vacío de pensamientos ostentosos,

inundado de canales fétidos,

medito con la mente soliviantada,

camino levitando sobre el asfalto espeso,

humeante y maloliente,

y no me encuentro,

sólo alcanzo a ver vuestro siniestro vuelo

de pájaros de mal agüero.

 

Pájaros oscuros de aciagas sombras,

que proyectáis sobre mí la podredumbre,

que me hacéis sudar sangre,

dadme una licencia,

licencia para transgredir esta infausta existencia,

y traspasar el umbral de lo banal, de lo ingrato.

Avanzar por senderos de miseria

no me reporta nada

sino más putrefacción, más hedor,

más tormento infructuoso,

¿dónde está la luz?

Ya no lo recuerdo.

 

Pájaros oscuros del negro cielo,

que descendéis sobre mí como posesos

ávidos de mi carne y de mi espíritu,

ya no me que da ni un gota de cordura,

no hablemos de la razón,

olvidada en alguna esquina

de este sendero de lágrimas,

ojalá encuentre pronto mi destino,

ojalá aún esté a tiempo de entrar en el túnel

y ver el halo luminoso de la escapatoria indemne,

libre, libre por fin,

de vuestro plan de vuelo infernal.