Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

viernes, 12 de agosto de 2011

Mi banco del parque (2)

Los anaqueles de mi inventario están llenos de experiencias que han ido conformando mi personalidad a base de cincel. No siempre sigo pautas derivadas de este a veces absurdo almacén, pero esas vivencias acaban igualmente en esos anaqueles en los que se acumula el polvo. Un bagaje absurdo si pensamos que solo existe el presente, si sabemos que lo único cierto es la muerte, si creemos, como es mi caso, que la vida nos ata con riendas a veces no deseadas, pero necesarias para conservar la cordura.

Lo que queda cuando alguien ya no está son recuerdos. Hologramas que reaparecen en nuestra memoria de acceso aleatorio e inoportuno a veces. Imágenes veladas de vivencias que quedan indelebles en algún rincón de la complejidad de nuestros sentimientos. Y también palabras, palabras que no se llevó el vientos y quedaron aprisionadas para reverberar eternamente en las mentes de quienes tuvieron relación con la persona desaparecida.

Soñar la vida para adaptarla a nuestras circunstancias es la quimera del soñador iluso que no comprende que la existencia no puede expresarse en parámetros racionales. Racionalizar la vida, sí, para acabar transitando vericuetos con los que no contábamos, para enfrentarse a coyunturas vitales jamás imaginadas. La vida se asemeja más a un barco que ha perdido el rumbo en una marejada que al teorema de Pitágoras. Y sin embargo, el postulado del griego es tan real como el barco a la deriva. Soñar la vida, sí, para terminar naufragando en una isla en la que no se puede elegir destino ni comprar un billete hacia la próxima estación.

4 comentarios:

gualda dijo...

Paco,en este escrito te siento perdido,espero que solo sea en ese banco.Dices tanto en tan poco.

Un beso,gualda.

B. Miosi dijo...

Has descrito la vida tal cual. ¿Quién sabe adónde le llevará el destino?

Besos!
Blanca

Paco Gómez Escribano dijo...

No soy yo, Gualda, es mi personaje. Aunque todo personaje tiene algo de su creador, claro. He iniciado una serie de reflexiones que, bajo el título de "Mi banco del parque", hace este personaje y que colgaré a diario. Espero que te gusten.

Quién sabe, Blanca, quién sabe.

Besos a las dos.

Viking dijo...

Uno vive con mucha pasión, ideales y sueños luego, luego de un largo rato de vivir, la vida se construye día a día.
Saludos