Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

sábado, 13 de agosto de 2011

Mi banco del parque (3)

Anoche contemplé la luna llena sentado en un banco del parque mientras fumaba un cigarrillo. Me gusta ese banco porque la farola está fundida y puedo observar sin ser visto. No había nadie por los alrededores, salvo mi nostalgia y un buen ramillete de pensamientos aleatorios que emanaban de mi cabeza. Pienso, como todos, me gusta reflexionar, pero mientras los demás lo hacen para obtener conclusiones, yo nunca llego a ninguna, raramente tomo decisiones basadas en mis reflexiones. Cavilo, sí, pero es porque no sé dejar la mente en blanco, ya me gustaría. Lo más parecido es mirar a esa luna todas las noches, desde ese banco. Si cuando llego a él cada noche no hay nadie sentado, la cosa va bien. Y realmente, nunca hay nadie. Es como si ese banco y yo estuviésemos jodidamente unidos.

3 comentarios:

Juan Risueño dijo...

Hay, a veces, lugares que parecen hechos para nosotros -la misma mesa al fondo de la terraza, el último banco de la iglesia, ese rinconcito al final de la barra, el banco en lo más recóndito del paseo-, para nuestro jodido estado de ánimo.

Saludos

Juan Risueño dijo...

Hay, a veces, lugares que parecen hechos para nosotros -la misma mesa al fondo de la terraza, el último banco de la iglesia, ese rinconcito al final de la barra, el banco en lo más recóndito del paseo-, para nuestro jodido estado de ánimo.

Saludos

Paco Gómez Escribano dijo...

Así lo veo yo también, Juan. Un abrazo.