Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

jueves, 12 de agosto de 2010

Viajar por carretera

Lejos quedaron los tiempos en que el personal fardaba de tardar poquísimo en realizar tal o cual trayecto en coche. Ayer me monté en mi Clío en Algeciras a la 13.30 horas y estaba aparcando en mi barrio de Madrid a las 23.30 horas. Diez horas de viaje con atasco incluido pasado Sevilla. No es normal. De hecho, tanto tiempo en la carretera, lejos de ahuyentar el riesgo de accidente lo incrementa. Tardar tanto tiempo es el resultado de respetar todas las señales de tráfico, la mayoría absurdas y caprichosas. Viajar en coche con las nuevas normas se ha convertido en una pesadilla.

No obstante, respeto todas las señales, y aún así, en Diciembre me pusieron una multa en Ciudad Real. Lo de esta provincia en la A-4, lejos de protagonizar el afán recaudatorio de la Administración, es la reencarnación del impuesto revolucionario. Salí con la máxima cautela de Despeñaperros. Enseguida vislumbré las conocidas y amarillas señales de obras. Discos de 80 y 60 por todas partes, pero luego se olvidan poner la señal de fin de obras. Después, cartel de 120, y a los cien metros, otra vez obras. En realidad no hay obras en la carretera, se puede circular perfectamente. Si acaso se ve algún pivote de plástico por el arcén, pero el caso es ralentizar el viaje, lleno, por otra parte, de discos de 100 por donde se podría circular sin peligro a 140. Y “se olvidan” premeditadamente, ayer lo comprobé, de poner el fin de 100.

El tedio de circular a cien por hora como máximo, cuando no a 80 y a 60, por la provincia de Ciudad Real en la A-4, en plena canícula estival, hizo que respirara hondo cuando, por fin, aparqué en el barrio, con la idea de no coger más el coche hasta que la necesidad lo requiera. Desconozco a los responsables de esto del tráfico en Ciudad Real y no tengo ni ganas ni tiempo de averiguarlo, pero compadezco a los que tengan que pasar por allí a diario. Qué alivio al llegar a la provincia de Toledo.

Esta es la España plural y con talante de Zapatero, el país de las prohibiciones, en donde multan al ciudadano por circular o por fumar, por poner rótulos en castellano en Cataluña...; el país en donde uno puede acabar en la cárcel por tomar unas copas en la cena o dormir en el calabozo porque una mujer te acuse de maltratarla. ¿Prohibir es de izquierdas? Me da que sí, dado el afán prohibitorio zapateril.

7 comentarios:

S. Cid dijo...

Unos cardan la lana y otros llevan la fama: sí, prohibir es de izquierdas, porque la izquierda porque acumula una sed insaciable de controlar la vida del ciudadano, y eso lo consigue llenando nuestra existencia de normas y más normas y más normas y más...

Haz un día un repaso de estos años de gobierno ZP y verás la cantidad de prohibiciones y "normatizaciones" que ha incluido en nuestra vida.

Saludos :-)

Alfonso Martín Erro dijo...

Y no solo ZP; el ignominioso y megalómano Gallardón, con su política de despotismo ilustrado que no puede sostener más que sangrando al pobre ciudadano.

Miguel Baquero dijo...

De todos modos, bien está que se extingan esos gilipollas que presumían de hacer viajes en tiempos récord. Y aun así, y pese a las prohibiciones, siempre te encontrarás a algún cabrón en la carretera que te viene desde un kilómetro pidiéndote paso con la luz de rafaga

Viking dijo...

Por eso, hay que comprarse un helicóptero y ya! jaja!
Ahora en serio, aquí también se cuecen habas...
Saludos

Carlos García dijo...

Lo de las señales de obras sin que existan y la benemérita escondida, lo he vivido yo también este verano por la A-3, y como dices es desesperante tardar más de 5 horas en realizar un trayecto que se puede hacer en unas 3 horas, sin pasar de los 120.

Un abrazo.

P.D.: Por cierto, deberías de impedir que anónimos puedan realizar comentarios, el que quiera decir algo que se identifique.

Paco Gómez Escribano dijo...

S. Cid:
Sí, parece que les da gusto prohibir.

Alfonso:
Pues sí, Gallardón también es de aúpa.

Miguel:
Sí, siempre están esos fantasmas de la velocidad.

Viking:
Un helicóptero, sí, habrá que comprarlo si nos toca la lotería.

Carlos:
Un coñazo, Carlos, Un coñazo.

Viking dijo...

No Paco, ya veras que llegará el día en que todos tendremos 1 y, ese día a las normas de tránsito las suben al cielo. Jaja
Saludos