Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

domingo, 31 de enero de 2010

J.D. Salinger


El pasado 27 de Enero murió Jerome David Salinger, el tipo más raro del mundo, el escritor de una sola obra conocida, “El guardián entre el centeno”, una de las pocas leyendas que quedaban vivas. Misántropo, misógino y huraño, se pasó toda su vida escondido en casa y dedicado a pleitear con sus biógrafos y con todo aquél que perturbara su retiro.

Leí el guardián en los ochenta o noventa, no recuerdo. Lo que sí recuerdo es que me pareció una novela muy fresca. El libro ha estado prohibido varias veces. A mí no me asustó el que hablara de sexo, violencia y drogas, lo que en ciertos ambientes es políticamente incorrecto. Me pareció la historia de un adolescente americano contada sin tapujos, en primera persona, y con un estilo literario sencillo y claro. El que una novela como el guardián fuera aupada a los altares del éxito es para mí todo un misterio, creo que la cosa no era para tanto. Si acaso, quizá, lo fuera por haber sido publicada en 1951, donde imperaba el más rancio puritanismo. La novela es buena, ya digo, pero vista desde la perspectiva que dan los años, para mí es una más entre tantas.

Salinger era hijo de un judío que tenía una tienda de quesos y de una mujer de ascendencia irlandesa-escocesa. Se crió en las calles de Nueva York. Le gustó escribir desde crío, pero su padre le quitó esas ideas de la cabeza y acabó ingresando en la Academia Militar de Valley Forge. Participó en la II Guerra Mundial trabajando para inteligencia y desembarcó en Normandía. El soldado Salinger consideraba a Ernest Hemingway, a quien conoció en París, y a John Steinbeck escritores de segunda clase, reservando su admiración para Herman Melville. Entre el 45 y el 67 estuvo casado con dos mujeres de las que se divorció, acentuando su reclusión. Posteriormente al guardián, Salinger publicó las colecciones de relatos Nine Stories (Nueve cuentos) en 1953 Franny y Zooey, en 1961; y en 1963 una colección de novelas cortas Raise High the Roof Beam, Carpenters and Seymour: An introduction (Levantad, carpinteros, la viga del tejado y Seymour: una introducción), protagonizados por la disfuncional familia Glass. Las mentes ágiles y poderosas de hombres perturbados y la capacidad redentora que los niños tienen en las vidas de éstos es uno de los temas principales de las obras de Salinger.

Y nada más. Decía que le gustaba experimentar la paz de no publicar. Entre otras cosas, se dice que practicó el misticismo hindú, el budismo ZEN y la Cienciología, y ritos entre los que destaca la ingestión de su propia orina, según él para purificarse.

Quienes, a pesar de su reclusión, estuvieron cerca de él, dicen que se dedicó toda la vida a escribir. Tras su muerte, ha llegado el momento de saberlo. Si escribió tanto como dicen, sus obras verán la luz, agrandando la leyenda. Y si no ocurre así, sus detractores, los que dicen que “El guardián entre el centeno” fue escrito por otro y que cayó en sus manos, se verán reforzados en sus razonamientos. De lo que no cabe duda es de que este hombre ya era un mito en vida, permanentemente alimentado. Mark David Chapman, el asesino de Lennon; John Hinckley Jr., el que disparó a Reagan; y Robert John Bardo, el asesino de Rebecca Schaeffer, portaban el libro en el momento de su arresto. Y el mito se agranda tras su fallecimiento.

12 comentarios:

Guido Finzi dijo...

Este sí que era un misántropo de verdad y no nosotros, que apenas nos quedamos en nada....

Un saludo

Paco Gómez Escribano dijo...

Misántropo millonario y más raro que un perro verde, Guido. Un escritor de una sola novela, más famoso que todos. Espía, místico, huraño... En fin, él mismo se forjó su propia leyenda que continuará incluso después de la muerte. Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Bueno, Paco, repito el comentario del garito. Muy buena, crónica, y espero que estés mejor de como contaba Carlos González en su última entrada. Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Pues no he leído ese libro, aunque he oído hablar mucho de él. Estupenda crónica, un abrazo.

Mercedes dijo...

Conocía algo sobre la vida de Salinger, y, como tú, leí "El guardián entre el centeno" hace años; tampoco me pareció nada del otro mundo, pero es posible que si lo releo encuentre lo que perdí entre líneas, la madurez del lector afecta directamente en la obra.
Me ha gustado esta biografía, resumida pero intensa.
Un abrazo.

Paco Gómez Escribano dijo...

José Miguel:

Gracias. La verdad es que el ciclo de cefaleas va disminuyendo y se acerca a su fin. Estoy mucho mejor. Un abrazo.

Felisa:
Gracias. Pues deberías leerlo, Felisa, es una buena novela, considerada por los críticos un clásico. Además no es muy larga, es un libro finito. Si algún día te animas, ya me cuentas. Un beso.

Mercedes:
Gracias. La novela es buena, no cabe duda. Lo que yo no estoy de acuerdo es en que la hayan elevado a la categoría de obra maestra mítica. Actualmente hay novelas tan buenas o mejores, y de escritores españoles.

Carlos González dijo...

Yo no le veo tan raro al tipo,Paco. Si lo piensas bien, teniendo mucho dinero, claro está, te aislas y que les den por culo a todos. Además, si al pavo le gustaba estar sólo y escribir, pues felicidad completa.
Yo leí el guardián mucho antes que tú, no sé si recuerdas. Yo era casi un crío y me impactó muchísimo. Me decepcionó que este tipo no volviera a escribir más. Pero bueno, más tarde encontré a Bukowsky y solucionado el tema.
Un abrazo.

Guido Finzi dijo...

Me alegra leer la opinión de Mercedes y la tuya sobre "El guardián entre el centeno". A mí, cuando lo leí, me gustó pero tampoco me cambió la vida.
Y ya que estamos de confesiones, os cuento que dos veces empecé a leer "Rayuela" y en ambas ocasiones, tuve que dejarlo por aburrimiento.

Dos saludos

pichiri dijo...

No me extraña que se aislase, especialmente después de su éxito.
¿A quien no le apetece de vez en cuando hacerlo? Lo malo es que eso no nos ayuda en nuestro afán de, al menos, ser reconocidos. Lo dificil es lograrlo cuando pones ante el mundo un gran espejo en el que cada cual puede ver reflejadas sus miseria. La juventud inmadura que es mas sincera, a veces nos otorga el éxito. La madurez experimentada, trata de revertir la crítica sobre el mismo que la propicia, ignorando cinicamente que eran ellos los destinatarios. De ahí sin duda el misantropismo de algunos escritores como Salinger sobretodo si ya son millonarios.

angela dijo...

Hola!Me ha gustado esta biografia .Es un plaser pasar por tu blog siempre hay algo que es muy interesante y yo puedo descubrir cosas nuevas.
Un saludo y gracias por encontrarte .

tecla dijo...

Me encuentro por casualidad tu blog y me ha llamado la atención el que hablaras de Salinger.
He leído mucho sobre este autor últimamente a pesar de no haber leído nada de él que yo sepa y sí visto películas basadas en su obra como El Graduado o Rebelde sin causa. Incluso he leído que el asesino de John Lennon, David Chapman llevaba una copia de The Catcher in the rye, título original del elogiado relato.
Después he seguido buscando y me has entusiasmado por tus temas.
Te felicito Paco.
Gracias de todo corazón.

Paco Gómez Escribano dijo...

Carlos:

Sí, si yo lo respeto, pero comparado con los cánones de lo que se considera la normalidad, el tipo eras raro, raro, reconócelo. No es sólo que no quisiera publicar, es su misoginia, sus ritos, sus relaciones con diversos cultos religiosos y pseudoreligiosos, en fin, qué quieres que te diga.

Guido:
Ya te dije algo en el blog de Carlos. Coincido contigo en que el libro no te cambia la vida. Esta bien, es bueno, pero de ahí a elevarlo a los altares del misticismo va un buen trecho.

Pichiri:
Lo de este tío no fue aislamiento, fue convertirse en un monje de clausura muy extraño. Estoy de acuerdo con lo que dices de la juventud y la madurez y con que si se es millonario es más fácil ser extravagante.

Ángela:
Gracias a ti por tus palabras. Me alegro de que te haya gustado la biografía.

Tecla:
Salinger siempre dio mucho que hablar y no me extraña que hayas leído sobre él porque hay cientos de artículos y crónicas. Efectivamente, Chapman llevaba un ejemplar de el guardián cuando fue detenido, también otros asesinos, lo que ha agrandado el mito. Gracias por tus palabras y espero que pases más veces por aquí.

Un abrazo a todos.