Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

jueves, 14 de enero de 2010

¿Hay algún editor por ahí?

Cuando era joven me inicié en la lectura de cómics o de tebeos, como los llamábamos en mi barrio. Me encantaba Ibáñez y no podía pasar sin las lecturas de una colección que se llamaba “Clásicos literarios juveniles”, que no eran otra cosa que novelas clásicas de todos los tiempos ilustradas y adaptadas a cómic para jóvenes. Descubrí al Capitán Trueno y al Jabato, así que recuerdo aquellas tardes de invierno tan frías en las que me acercaba a la papelería de la plazoleta para ver si había salido algún número nuevo, en cuyo caso, lo compraba, me lo metía debajo de la chupa, siempre llovía, y me iba a casa con la sensación de llevar guardado un tesoro. Abría el cómic, aspiraba su aroma a imprenta y me zambullía en su lectura.

No era yo de libros por aquel entonces. Mi experiencia con ellos se limitaba a los clásicos que nos mandaban leer en el colegio y que me parecían un rollo. La primera vez que disfruté con uno de los encargos de un profesor de Literatura de FP fue cuando nos mandaron leer “Momo”, de Michael Ende. Fue la primera vez que no pude parar de leer un libro de los que nos ponían en el cole, lo que me llevó a “La historia interminable”, del mismo autor, y al igual que Bastian, el protagonista, yo tampoco podía dejar de leer. Estas sensaciones me llevaron a la biblioteca del barrio a curiosear por sus estantes y ese día vi una novela que se titulaba “El tercer ojo”. Su lectura me convirtió en un yonki de las novelas del autor, un tal Rampa que nunca se ha sabido muy bien quién es. Más tarde descubrí otra novelita que me fascinó, “Las enseñanzas de don Juan”, de Castaneda. Y abordé la afición al ensayo con “El retorno de los brujos”, de Pauwels y Bergier.

Una vez enganchado al vicio de la lectura abordé a los clásicos que me desesperaba leer en el colegio pero ya con el adquirido hábito de leer y con la madurez suficiente para abordarlos. Y a partir de ahí, los libros han ido pasando por mi vida uno tras otro a piñón fijo. ¿Cuántas novelas habré leído? Seguro que si fuera capaz de dar la cifra sería mareante.

Nunca me había planteado escribir salvo apuntes de Electrónica para mis alumnos. Pero un día, empecé a escribir relatos cortos. Cuando empecé a quedar finalista en diversos certámenes me planteé lo de escribir novela como un reto. Al principio me pareció harto complicado pero al final descubrí que estaba más cómodo con la novela que con los relatos. El motivo es que llevo toda la vida leyéndolas. Cuando terminé la primera, con la mera intención de que la leyera mi mujer y algún amigo, las sensaciones fueron buenas. Por eso se la envié a una de las agencias más importantes de España. Les gustó, la presentaron a una editorial importante, se la quedaron y me dieron un adelanto. Imaginaos mi sorpresa. Pero ahí quedó todo. Desde entonces han pasado cuatro años, tengo tres novelas acabadas y una cuarta empezada y empiezo a asumir lo de la dificultad de publicar. Somos muchos, y eso es bueno, ya que es imposible entrar a una librería y que no te guste algún libro y lo compres. Pero también es malo por la competencia. Y, por si fuera poco, está la crisis, que actualmente está echando para atrás la mayoría de los proyectos de las editoriales, que se centran en valores seguros. No obstante, no pierdo la esperanza. Tengo mi trabajo, vivo de él y no dependo de que se publiquen o no mis novelas. Pero desde hace ya un tiempo me siento escritor, y un escritor debe tener en sus manos sus libros. ¿Hay algún editor por ahí?

13 comentarios:

Guido Finzi dijo...

Estas cosas se materializan cuando menos lo espera pero más necesitas, así que no te hagas mala sangre que tu momento ya se divisa en el horizonte. Además, ya sabes la predicción que te hice....A ver si ahora, aunque sólo sea por joder, vas y me dejas mal.

Un abrazo, Maestro.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Veo que hemos hecho lecturas muy similares. Sobre lo de publicar, ánimo, Paco, ya llegará tu momento, lo que no debes hacer es dejar de escribir. Un abrazo.

Carlos González dijo...

A mí también me aburrían los libros del cole, Paco. No estábamos preparados para entenderlos. Sin embargo, comprábamos, cambiábamos y hasta robábamos tebeos. Luego tú me pasaste a Ende, a Rampa y a Castaneda y yo también flipé como tú y fui descubriendo a los clásicos de novela negra, Chandler, Hammet, Elroy. Gracias a esas novelas acabé siendo madero y luego detective, vaya tela.
Yo no estoy preocupado, cualquier día vas a recibir una llamada de una editorial.
Nos vemos, Maestro, como dice el Guido.

Paco Gómez Escribano dijo...

Guido:
Me quemo, tío, porque llevo divisando ese momento desde hace un huevo. Y eso que soy un hombre muy paciente. Lo de la predicción no va a quedar por mí, descuida. Tarde o temprano ganaré ese premio y haremos una comida. Gracias por lo de Maestro.

José Miguel:
De momento no estoy tan quemado como para dejar de escribir, aunque un "empujoncito" en forma de publicación no me vendría mal. Tres novelas terminadas y otra empezada empiezan a constituir un lastre, aunque seguiré. Disfruté muchísimo en su día con las novelas que comento y que seguramente tú también habrás leído.

Carlos:
Gracias, Carlos. La verdad que yo te debo a ti mi iniciación con la novela negra que a ti te fascinó desde el principio y que, quizá, como dices, te influenció hasta el punto de encaminar tus pasos en la vida primero como policía y después como detective.

Un abrazo a todos y gracias.

Mercedes dijo...

Amigo Paco, no sabía que te había publicado una gran editorial, menuda suerte. ¿Tres novelas? Si yo te contara las que tengo yo esperando... En fin, esperaremos a que los betsellerados nos dejen sitio, porque parece que necesitan muuuuuuuuuucho para poner tantos ejemplares y no queda ni un rinconcito para nosotros. Tarde o tempranos el leyendo se cansará de los mismos, digo yo.
Un abrazo y ánimo.
Por cierto, hablando de Roma... El día 27, a las 20.00h firmo mi última novela en el Fnac de Málaga, te lo comento por si conoces a alguien que viva por aquí y le apetezca pasarse.
Lo dicho, nos vemos.

Paco Gómez Escribano dijo...

No, Mercedes, no me han publicado nada todavía. Tengo contrato con una gran editorial para la primera novela, pero sigo esperando, ya que la crisis desfasó su programación el año pasado y ha habido retraso. Así que debo seguir ejercitando la paciencia. Y sí, esperemos que haya un rincón en los anaqueles de las librerías para los que no somos famosos... todavía.
Suerte con lo de Málaga, no conozco a nadie por allí, pero ya me cuentas. Un beso.

Mercedes dijo...

Bueno, aunque no hayas publicado, la cosa promete. Ten un poco más de paciencia.
Hablando de libros, esta tarde he estado en la librería Luces de Málaga, una señora librería, para los que no la conozcan, y he pedido "El violinista de Mauthausen", agotado, me lo traerán. ¡Qué suerte tienen algunos! Cuando lo tenga y lo lea ya comentaré si es sólo suerte o algo más.
Lo dicho, hasta pronto.

Paco Gómez Escribano dijo...

Tengo más paciencia que un santo, Mercedes. Lo malo es que me ha pillado la crisis por medio, si no, ya estaría publicado. A eso hay que añadir que han cambiado a toda la plantilla de editores de la editorial, y están reestructurando todo, me han pedido que espere. Espero que disfrutes con el violinista, yo lo estoy haciendo.
Un beso.

pichiri dijo...

Generalmente, siempre que contamos algo volviendo los ojos al pasado, dejamos esparcidos en nuestros relatos las migitas de pan que, recogidas a tiempo, podrian delatar a cualquier lector en cierta medida nuestra sensiblilidad y en tu caso, me siento muy identificado contigo en muchos aspectos, incluso en el de que haya llegado hasta nuestra manos un libro de LOBSANG RAMPA. En mi caso "LA LABERNA DE LOS ANTEPASADOS". Y como nó el Capitán Trueno y Jabato.
Persevera. A mi me empezó a sonreir la suerte a partir de los Sesenta Años y hay tiempo para todo.-

moon dijo...

Dificil está lo de encontrar un editor. Como no tengas entre manos un libro extraordinario. Si solo buscas que te lean, ya sabes la Red da esa oportunidad.

Paco Gómez Escribano dijo...

Gracias, Pichiri. Hombre, yo voy a por los 44 años, justo dentro de una semana, espero que me sonría la suerte al menos en esta década. A mí también me encantó La caverna de los antepasados.

Perseveraré, Moon. Seguiré ejercitando la paciencia y mientras seguiré publicando en el blog, que menos da una piedra.

Un abrazo para los dos.

Miguel Baquero dijo...

Tío, no es por nada, pero de verdad que no te hagas mala sangre. Ya sé que tienes la idea en la cabeza de publicar y que tu libro tenga éxito y que se venda mucho y que te retire del curro y que te permita vivir como los escritores de las novelas de Paul Auster... pero ¿has pensado que el libro se publica, que pasa desapercibido, que nadie le hace cuentas?

Prueba en concursos y tal, por supuesto, mira a ver si encuentras un agente o algo así, pero, de verdad, no te obsesiones con publicar; más vale comerte la cabeza con intentar escribir cada vez mejor, e intentar disfrutar del hecho de escribir

Paco Gómez Escribano dijo...

Puede que lleves razón, Miguel. Pero es que ya tengo agente, contrato con una editorial, novelas enviadas a concursos y aún así, pues nada. Eso sí, me esmero en escribir cada día mejor y disfruto al hacerlo. No obstante, espero que llegue el día.
Gracias y un abrazo.