Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

domingo, 10 de enero de 2010

Zapabean

España asume la presidencia de la Unión Europea en unos momentos en que la economía mundial no está bien. Dentro de este maremagno, encontramos a España, que no acaba de encontrar la receta para remontar la crisis; valga el dato de que somos el segundo país de la UE que más paro genera, sólo nos gana Letonia. La percepción que tienen nuestros vecinos europeos sobre la habilidad de los españoles para resolver los problemas es más bien de escepticismo. Todo empezó con la sustitución de la foto de ZP por la de Mister Bean y ha continuado con un rosario de artículos en los principales periódicos europeos sobre nuestro presidente. Diagnóstico: no apto.

El caso de ZP es muy curioso. Si fuera por currículo, José Luis Rodríguez Zapatero no podría ni haber presidido el consejo de administración de una empresa de segunda. Tras terminar sus estudios de Derecho en la Universidad de León, fue contratado como ayudante de Derecho Constitucional en la misma universidad. De ahí a diputado y..., nada más. Ni idiomas, ni nada.

Los socialistas, tras la dimisión de Almunia y tras perder dos procesos electorales sucesivos contra Aznar estaban en crisis y se inició un proceso de renovación. La consecución de la Secretaría General por parte de Zapatero fue la consecuencia de un pacto entre varios de los hombres fuertes del partido, que vieron en él a un hombre joven con un rostro simpático (nuestro presidente siempre sonríe, no sabemos de qué). El que estuviera o no cualificado era lo de menos, las elecciones son una cuestión de imagen. Esto, unido a la mala gestión del PP de los atentados del 11-M, además de otros fallos cometidos por los populares en su segunda legislatura, dieron el triunfo al PSOE en las elecciones generales de 2004.

Lo primero que hizo nuestro presidente, jaleado por los actores, cuya opinión parece ser que es muy importante en este país, fue sacar a la tropas de Irak. Una guerra en la que seguramente no teníamos que haber participado, pero en la que estábamos metidos. No es serio romper los compromisos que habíamos adquirido con otros países, aunque hubieran sido firmados por el partido saliente, no nos extrañemos después de las desconfianzas. Más tarde, en el desfile del Día de la Hispanidad, nuestro presidente, como si fuera un colegial rebelde, no se levanta ante el paso de la bandera de Estados Unidos en protesta por la guerra, en fin, haciendo amigos. Pronto demostró ser tan voraz como cualquier otro político, al aliarse con unos y con otros para conseguir el poder mediante pactos en Galicia y en Cataluña, autonomía esta última en donde ha formado el mayor lío que se conoce en nuestra democracia: el Estatut.

Después nos dice que lo de la ETA se termina hablando con ellos y lo cierto es que su rostro en todos los informativos denotaba que es que se lo creía. El resultado es conocido por todos. No voy a enumerar todos los errores de un hombre que parece que tiene especial habilidad para meter la pata, pero no quiero terminar sin citar que negó la crisis cuando en todos los países del mundo ya se estaban tomando medidas para paliarla. Zapatero, Zapabean, el hombre que llegó a presidente y hasta a presidir la UE con un currículo pobre, pobrísimo, y que el tiempo ha demostrado que no goza de la más mínima credibilidad, ni en España ni en Europa.

8 comentarios:

Guido Finzi dijo...

En esta época, para ser estadista, no hace falta hacer muchos méritos sino, únicamente, llevar tiempo en el mismo sitio. Algunos, apenas si están alfabetizados....

Un saludo.

Mercedes dijo...

Por mi parte, dejando claro que la política dejó de interesarme hace unos años, en este momento lo único que quiero es que la gente tenga trabajo, los insultos que se regalan unos partidos a otros, las leyes para legitimar el matrimonio gay, las de igualdad, paridad..., y paridas similares, me parecen una perdida de tiempo y ganas de distraer al personal. Creo que este gobierno no ha hecho más que el rídiculo, pero tengo que decir que no creo que haya alternativas mejores... De verdad me gustaría creer en que este sistema tiene solución, pero...
No soy la más adecuada para discutir sobre este tema, porque estoy desencantada.
Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Has hecho un gran retrato del personaje, Paco. Habría que destacar en él su osadía irresponsable, lo que lo hace aún más pernicioso. Ha sido más osado que González en todos los aspectos, pues, por ejemplo, no se ha limitado sólo a pactar con los nacionalistas y dejarles su coto privado, sino que pacta con ellos y encima les gana en su terreno (País Vasco). A mí me produce escalofríos por su relativismo, que me parece esconder una falta de escrúpulos total para mantenerse en el poder. Bueno, lo he puesto de limpio. Un fuerte abrazo, Paco.

Carlos González dijo...

Vaya, Paco, veo que no te gusta ZP, aunque doy fe de que tampoco te gusta Rajoy. Vaya bichos raros somos, ¿eh? Sabes que soy apolítico. Lejos quedan los tiempos en que, nuestra condición social y el barrio en el que nacimos no quedaba otra que ser de izquierdas. A mí me parecen todos unos mangantes con un morro que te pasas. Y este Zapatero... Llevas razón en cuanto a lo de su currículo: menos que el Ángel de la Guarda, que ni siquiera sabe inglés para hablar de tú a tú con sus colegas europeos.
En fin, que Dios nos pille confesaos.
Un abrazo.

JOSE C. dijo...

Que decir que no se haya dicho. Está muy bien relatado, pero el caso es que parece que piensa apurar legislatura y lo peor, como bien decís, es quien hay para reemplazarlo –por decirlo de alguna manera. Parece que estamos jodidillos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Guido:
Pues sí, Guido. Se apuntan a un partido y venga, a trepar. Empiezan a medrar por aquí y por allá y algunos acaban siendo presidentes del Gobierno, ministros, directores generales, etc. Yo paso mucho de la política, pero a veces me da vergüenza.

Mercedes:
A mí tampoco me interesa mucho la política, lo que pasa es que veo los telediarios y a veces me quemo. Este hombre, Zp, se va a echar él solo, lo malo es que la alternativa tampoco es para tirar cohetes. Soy muy pesimista respecto al sistema que tenemos.

José Miguel:
Llevas razón. Enseguida se le vio la villanía y la avaricia de quedarse con el poder en Galicia, Cataluña y Euskadi al precio que fuese. Y es cierto, en las decisiones importantes exhibe un relativismo pasmoso, rodeándose de ministros que, algunos, son para echarse a temblar. Y la imagen que ha proyectado de España al exterior es ridícula, no me extraña lo de Bean y las críticas en la prensa europea.

Carlos:
Ni sabe inglés ni sabe nada de nada, no tiene experiencia en ningún campo. Y se ha equivocado en el nombramiento de muchos ministros. Y claro, cuando éramos jóvenes, viviendo en el barrio en que vivimos, no había otra que ser de izquierdas. Lo que pasa es que al final vas creciendo, vas pensando, y te das cuenta de las cosas.

José C.:
Gracias. No sólo piensa apurar la legislatura, sino que me da que va a presentarse otra vez, con esa sonrisa misteriosa que tiene (nadie sabe de qué se ríe) y que, sin embargo, seduce a bastante gente que le vota. Estamos apañados. Qué poca categoría tienen nuestros políticos.

Un abrazo a todos.

pichiri dijo...

Lo curioso es que después de demostrar hasta la saciedad su incompetencia, todavia le quedan incondicionales que le seguirán como borregos aunque tengan que arrojarse tras el por un precipicio. Lo malo es que estos seguidores, en su fidelidad, no están reafirmando su fé en el, que debe estar en entredicho hasta en las mentes mas obtusas, lo que reafirman y confirman es el odio a todo lo que huela a la derecha, que como de costumbre tarde o temprano tendrá que sacar las castañas del fuego a la comparsa de incompetentes que nos gobiernan a pesar de sus "digamos travesuras" para no herir la susceptibilidad de los que honestamente siguen creyendo en un partido que por desgracia nutre sus filas con un porcentaje altisimo de resentidos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Cierto lo que dices, Pichiri. Por eso siempre estuve en contra de las militancias, porque al final acabas justificando lo injustificable, y esas legiones que apoyarán a nuestro actual presidente en las próximas elecciones, a pesar de los fallos y errores del mismo, no habrán sido capaces de vislumbrar la verdadera dimensión del personaje aunque sea más que evidente.
Un abrazo y gracias por pasar por aquí.