Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

lunes, 25 de enero de 2010

El violinista de Mauthausen

Andrés Pérez Domínguez ha vuelto a sorprendernos con una novela sobrecogedora, dura, tierna, locuaz, viva, dulce, amarga... Podría seguir poniendo calificativos a esta obra, algunos de ellos contradictorios, y no acabaría. La sorpresa no es tanta para los que somos habituales lectores suyos y sabemos de lo que es capaz de darnos. Pero aun así, “El violinista de Mauthausen” es la mejor novela que he leído en los últimos tiempos con diferencia.

Andrés se inventa un triángulo amoroso en el tiempo que no deja indiferente. No es un triángulo al uso en que los protagonistas del mismo conviven en el presente; los vértices del polígono aparecen y desaparecen en una suerte de juego onírico atemporal. La novela está llena de escenas que se repiten, pero vistas desde la perspectiva de diferentes personajes, lo que refuerza la asimilación por parte del lector, al que se le somete a continuas analepsis o flashbacks, por usar el término cinematográfico, más conocido por todos. Estos flashbacks van aclarando a lo largo de toda la novela pasajes que son invisibles en los primeros capítulos, con una maestría por parte del autor que raya la perfección. No es fácil omitir acontecimientos que más tarde salen a la luz para luego hilarlos con toda una serie de circunstancias y hechos.

La novela está construida a base de reflexiones de cuatro personajes. Andrés consigue que esas reflexiones parezcan hechas por los personajes mismos sólo que utilizando la técnica del narrador omnisciente, lo que no es nada fácil. El telón de fondo es la 2ª Guerra Mundial, pero lo del escenario, aunque ayuda muchísimo a reforzar la historia, es secundario. La trama podría haberse desarrollado en cualquier momento y en cualquier lugar. Apenas hay diálogos lo que, lejos de ser una recriminación, pasa por ser un halago. Como escritor, sé lo difícil que es construir una trama sólo a base de reflexiones. En la tarea de escribir, los diálogos desahogan, pero a Andrés no le ha hecho ninguna falta. El trabajo de documentación es sensacional, habitual diría yo en el estilo de Andrés que, además, tiene la sana costumbre de visitar los lugares sobre los que escribe.

El triángulo amoroso no es arbitrario ni forzado por los componentes del mismo sino que es forzado por los acontecimientos, lo que hace que los actores del mismo se vean abocados a él sin remisión. Una de las especialidades de Andrés es meterse en la piel de sus personajes, ya lo demostró en su anterior novela, “El factor Einstein”, pero en ésta nos da toda una lección. Los personajes se encuentran entre sí en distintos momentos y en circunstancias dictaminadas por el más puro azar. Y esos encuentros marcan el desarrollo y el apoteósico final de la novela.

Si el lector es sensible, evidentemente la lectura del libro no le va a dejar indiferente. La novela es de las que engancha y tira de ti hasta sumergirte en sus páginas leídas en ocasiones con los ojos vidriosos por la carga de dramatismo que transmiten. No es extraño que haya sido galardonada con el último Premio Ateneo de Sevilla. La trama es innovadora, dado que nadie había narrado la historia de un republicano español en el campo de Mauthaussen. Pero, en mi opinión, Andrés ha plasmado por escrito una de las mejores historias de amor de la Literatura Universal. Enhorabuena, escritor.

Blog de Andrés Pérez Domínguez: http://laseparata.blogspot.com/

14 comentarios:

Carlos González dijo...

Buena reseña, Paco. Mejor que muchas de las que aparecen en las revistas especializadas. Estoy de acuerdo contigo, la novela es fascinante. A mí me quedan menos de 100 páginas y no me va a gustar nada que se acabe. Son como dos novelas en una, ¿verdad? Por un lado y, como telón de fondo, el tema de los nazis. Y por otro, la historia de amor con el forzado triángulo amoroso, como comentas.
Se agradece una reseña tan certera que no desvela el argumento. Si Andrés ve esto, estará contento.
Un abrazo.

Mercedes dijo...

Tengo "El violinista de Mauthausen" aquí, frente a mis ojos, me lo trageron, por fin, en la librería Luces (yo diría que la mejor de Málaga) el sábado, después de que se les agotara dos veces. Estoy loca por leerlo, pero como le he dicho a Andrés en su blog, tengo que terminar de releer "La montaña mágica", la primera vez no estaba lo bastante madura como para saborearla. Después de leerte estoy como loca por abrirlo por fin. Tengo el convencimiento de que tus elogios a esta obra no son humo.
Ya os contaré.
Un abrazo.

Guido Finzi dijo...

Entre tú, Carlos y Pedro de Paz (también Mercedes que la encargó) me habéis intrigado con la novela, y eso que tengo ciertos prejuicios cuando esos temas los abordan autores no judíos. Quizás porque Primo Levi, Imre Kertesz, Béla Zsolt o Elie Wiesel dejaron el listón muy alto....
Seguramente, me haga con ella en breve y de paso confirmo vuestras opiniones porque, sin duda, tenéis el criterio literario desarrollado.
Un saludo y gracias por la reseña.

Andrés Pérez Domínguez dijo...

Paco, muchas gracias por tus palabras sobre mi novela. Me alegro de que te haya gustado. Para eso escribe uno, para que los lectores disfruten.
Lo mismo te digo, Carlos.
A Mercedes, que también espero que la disfrute.
Guido: fíjate, esa era una de las cosas que a mí más me interesaban, escribir del Holocausto desde una perspectiva que no fuera la de los judíos.

Abrazos a todos

Paco Gómez Escribano dijo...

Carlos:
Se nota que eres amigo. Llevas razón, son como dos novelas. Me consta que te está gustando, es una novela muy intimista, tierna, dura, en fin, lo que decía en la reseña.

Mercedes:
Bueno, Mercedes, los libros siempre nos esperan, tienen más paciencia que las personas. Estoy seguro de que te gustará, sin duda. Ya nos contarás.

Guido:
Esta vez no va de judíos la cosa, sino de españoles republicanos en el campo de Mauthausen, los grandes olvidados de la contienda. Presos, torturados y asesinados con el consentimiento de Franco, que no los consideraba españoles. En palabras del propio Andrés, si esos presos hubieran sido americanos o ingleses, se habrían hecho cientos de películas. Seguro que te gusta si lo pillas.

Andrés:
Ya te dije que no hacen falta las gracias, la reseña es sincera, de un lector que es compañero, al que no le importa elogiar a un colega cuando lo merece. También leo a veces libros que no me gustan, pero en esos casos, en vez de hacer reseña negativa no la hago. Que sigas cosechando éxitos.

Un abrazo a todos.

Guido Finzi dijo...

Sí, es posible. Mis abuelos combatieron en la Guerra Civil y estoy al tanto de las vicisitudes hispánicas de la época; por ej. como Serrano Suñer dejó a esos españoles a merced de los nazis.

Un saludo

José Miguel Domínguez Leal dijo...

La verdad es que dan ganas de leer el libro, Paco. Un abrazo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Exacto, Guido, fue Serrano Suñer, Franco mediante, quien abandonó a esos compatriotas.

Pues si te animas, José Miguel, adelante, es buenísimo.

Un abrazo para los dos.

María dijo...

Para mí también es una de las mejores novelas que he leído en los últimos años. No me extraña el éxito que está teniendo. Raro será que no llegue al número uno de la lista de los más vendidos.
Saludos

Paco Gómez Escribano dijo...

Sí que es muy buena, María. Aunque ya sabes que para llegar, no a nº 1 sino a los 10 más vendidos, a veces hace falta algo más que ser bueno. Ahí interviene mucho el marketing y la publicidad. Pero de que podría llegar a nº 1, no me cabe la menor duda.
Un beso.

Guido Finzi dijo...

Tu sí que vas a llegar al Top 10 en cuanto ganes el RBA de novela negra...

Un abrazo, Maestro.

Paco Gómez Escribano dijo...

Guido, tienes tú más fe que nadie. Gracias, amigo.

María dijo...

No sé como funciona eso de las listas de los libros más vendidos, pero, como dice Mercedes, El violinista de Mauthausen se ha agotado varias veces, así que seguro va por el buen camino.
A mí me haría ilusión verla porque he disfrutado mucho con la novela.
Saludos,

Paco Gómez Escribano dijo...

A mí también me encantaría ver la novela aupada al nº. 1, María, calidad tiene. Pero es que además Andrés es un buen tipo y se lo merece. Yo le he escrito en un par de ocasiones y en ambas me ha contestado, y hemos charlado de temas literarios y personales. No todo el mundo tiene esa deferencia.
Un beso.