Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

domingo, 16 de enero de 2011

Crónica de una presentación anunciada

Aparte de escribir novelas, poemas, relatos y artículos, suelo dedicarme al noble arte de describir eventos culturales, principalmente, presentaciones de novelas por la geografía de los madriles. Pero ahora, mientras golpeo las teclas, me siento un poco extraño al pergeñar la mía; no obstante, me voy a atrever.

La presentación de “El círculo alquímico” tuvo lugar el pasado sábado 15 de enero en la emblemática librería de intriga y misterio Estudio en escarlata, situada en la calle Guzmán el Bueno, aunque para mí empezó mucho antes. Primero convencí a los padrinos que me acompañarían en el acto, cosa nada difícil y de agradecer: el escritor Pedro de Paz, reciente y flamante ganador de la última edición del Premio de Novela Luis Berenguer, y Virtudes Reza, también amiga, excelente poetisa que alberga el Premio “Lola Peche” de Poesía, entre otros. Cuando me dirigí hace un tiempo a la librería para hablar con Juan, el librero, y este me confirmó una fecha no pude dejar de sentir una emoción especial. Son muchos los libros que he comprado allí y muchas las presentaciones y conferencias a las que he asistido en ese pequeño templo de la Novela Negra y Policíaca, un establecimiento en el que los que te atienden saben de lo que hablan. Y si no tienen un título, te lo buscan.

Tuve una reunión con Virtudes y Pedro una noche en el Paraíso del jamón, en San Bernardo, aunque lo que menos hicimos es hablar de la presentación dados los buenos bocatas de los que pudimos disfrutar regados con buen Rioja y envueltos en un halo de complicidad que nos envuelve a todos los que escribimos y que, además, estamos unidos por el vínculo de la amistad. El mismo viernes, víspera del evento, volví a quedar con Pedro. Tuve el placer de que también acudiera a la cita el escritor Jorge Díaz. Lo de la novela quedó en segundo plano por las mismas razones que comentaba antes.

El caso es que después de una mañana de sábado frenética, recogí a Virtudes en la estación de Atocha, ya que vino desde su lugar de residencia que una vez también lo fue mío: Algeciras. Comimos y se nos echó la hora encima. Lo cierto es que queríamos quedar un rato antes para intentar planificar el acto. A las seis y media pudimos encontrarnos con Pedro en la terraza de una cafetería, frente a la librería, a la intemperie por lo del tabaco y la prohibición. Esos cafés que pedimos, nunca llegaron. Y a la reunión se fueron incorporando sucesivos amigos, entre ellos la escritora y amiga Laura Muñoz. Así que sin cafés y sin apenas planificación, llegamos a Estudio en escarlata a las siete en punto, y ahí fue cuando me di cuenta de que había que mantener el tipo, ya que la impresión que me llevé al ver la librería llena fue impactante. Apenas tuve tiempo de saludar a algunos conocidos y, cuando quise darme cuenta, estaba sentado en la mesa flanqueado por Pedro de Paz y Virtudes Reza.


Mi editor de Ledoria, Jesús Muñoz, abrió la presentación haciendo una semblanza de lo que significa Toledo con su pasado y con una ciudad que durante mucho tiempo albergó a las tres culturas. Y luego tuvo amables palabras hacia mí y hacia mi obra. Después continuó Virtudes, que maravilló al público con su humor y sus retazos de arte andaluz. Por unos momentos se emocionó, vi que le costaba hablar y la animé con la mirada. Pronto se rehizo entre chascarrillos que hicieron las delicias del público. Habló largo y tendido sobre mi novela y terminó su intervención, como no podía ser de otra forma, recitando un poema titulado “El círculo alquímico” y leyendo frases extractadas del libro que le habían llamado la atención.

Pedro de Paz, experto en lidiar con las situaciones propiciadas por presentaciones, mesas redondas y demás, entró fuerte, con vozarrón de barítono. Y como es escritor, tiene buen criterio y sabe de lo que habla se dedicó a elogiar mi novela y mi estilo. A esas alturas yo ya había sobrepasado el límite de la vergüenza y seguía manteniendo el tipo, porque luego me tocaba hablar a mí, y no es fácil cuando tres personas de la entidad de las que me acompañaban no paran de elogiarte. Sé que Pedro es un escritor de género negro, y de los buenos, de hecho le admiro. Y como es sincero, describió los entresijos de la novela, siendo concreto y reconociendo que se le escapaban algunos de los aspectos que yo propongo, pero que aun así, le había gustado mucho lo que había leído.

Y me llegó la hora. Me quité la coraza con la que llevaba protegiéndome durante más de media hora de elogios y de alabanzas y me dispuse a hablar. Lo primero que hice es dar las gracias por las palabras escuchadas. También agradecí a mi editor el que hubiese apostado por mí sin conocerme de nada. Y de pronto, para soltar tensión, anuncié que había comprado unas botellas de Protos y de Marqués de Cáceres para acompañar los canapés posteriores. Empecé a hablar con una pasmosidad de la que a veces me asusto. Vencí el nerviosismo propio que produce que muchas personas a la vez te estén mirando. Y comprobé que el aforo estaba completo, que la gente se apiñaba en la escalera de bajada al recinto. Más tarde, mi hermano me comunicó que en la calle había tanta gente como dentro. Pero logré mantener la calma.

Hablé de mi novela, de cómo se me había ocurrido y de mis experiencias al escribirla. Expliqué que había tardado más en documentarme que en darle forma. Al ser un libro que contiene viajes, Historia del Arte, Historia, Alquimia, Filosofía y unos cuantos ingredientes más, el trabajo de documentación retrasa la escritura, pero merece la pena. También hablé de lo que para mí debe ser una novela: un relato largo con planteamiento, nudo y desenlace, que contenga diversos detonantes. La charla estuvo animada pues, posteriormente, el público y Virtudes me plantearon preguntas, interrogantes propios de la gente que lee y escribe, ya que no fueron pocos los escritores que se dieron cita allí, y eso dinamizó el acto.



Posteriormente los libreros sirvieron el vino y los canapés y yo atendí a todos los que me pidieron que les dedicara el libro; personas que compraron mi novela dispuestos a leerla, demandando una dedicatoria y un breve momento de charla conmigo, lo que creó en mí una sensación difícil de describir; algunos familiares que hasta hace bien poco no sabían nada de mi vocación por la escritura; amigos de distintos ámbitos, antiguos, actuales y espero que futuros; gente, en definitiva, que se dio cita allí para verme; y la mayoría, soportó estoicamente de pie la hora larga que duró la presentación.

Lo de las firmas es especial, indescriptible y firmé con un bolígrafo muy especial. Algunos se tuvieron que marchar porque tenían cosas que hacer y la cola era larga.

Por último, firmé los ejemplares que habían pedido por correo electrónico, con más de una sorpresa, os lo aseguro. Al cierre de la librería, los que quisieron, me acompañaron a cenar y a tomar unas cañas en un bar aledaño. La velada estuvo excepcional.

A partir de ahora, la novela ya no es mía, pertenece a los lectores. Mi sueño se culminó cuando tuve el libro en mis manos, hecho que se produjo el día 5 de enero del nuevo año; inolvidable. Lo que venga después, si es que viene algo, son regalos añadidos.

28 comentarios:

Paco Velázquez dijo...

Enhorabuena, tocayo.
Espero leerlo pronto y que me lo dediques. Y que nos veamos pronto y charlemos acompañándonos de unas copas.
Un abrazo desde Cádiz.

Alfonso Martín Erro dijo...

Fue un gran acontecimiento, Paco. Verse arropado por tanta gente que te aprecia y te admira debe ser un fantástico modo de empezar el año. Por mi parte, me hubiera gustado quedarme más tiempo, pero me fue imposible. Ahora esperar a la próxima. Un abrazo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Eso está hecho, Paco, compañero. Un abrazo.

La sensación es indescriptible, Alfonso. Gracias por acompañarme. Un abrazo.

campoazul dijo...

Ya veo que ha ido todo bien, ya paso el día tan esperado y con todo éxito lo has superado. Por cierto ¿me habrás firmado y dedicado el mío, verdad?

Besitos.

Anónimo dijo...

Queremos ver el vídeo, Paco. Saludos desde Barcelona.

Viking dijo...

Enhorabuena, has visto que todo llega no?
Un abrazo

B. Miosi dijo...

Hola Paco,

Me alegra mucho que la presentación de tu novela haya sido todo un éxito, me imagino lo satisfecho que te debes haber sentido, con tanta gente y tan buena acogida. El título "El círculo alquímico" es sumamente atractivo, espero que algún día tenga la oportunidad de leerla.

Enhorabuena y felicitaciones!
Blanca

Paco Gómez Escribano dijo...

No veas, Campoazul, qué pasada. Todavía no me lo creo. Claro que te firmé el tuyo con todo el cariño.

Anónimo, me filmaron toda la presentación, así que cuando esté hecho todo el montaje lo pondré por aquí.

Todo llega, Viking, y de qué forma.

Muchísimas gracias, Blanca. Pues sí, a ver si puedes leerlo y me comentas.

En cualquier caso, con tener el libro en mis manos me conformaba. Todo lo que venga detrás es un regalo.

Un abrazo a todos.

Carlos dijo...

Una infomación exhaustiva de tu primera presentación. Muy bien acompañado (editor, escritor y presentadora), y por lo que se ve en las imágenes, fue todo un éxito. ¡Qué gran cantidad de personas acudieron, Paco!
Yo he hecho muchas presentaciones en mi editorial y salvando una que se presentaron más de 200 (fue en un hotel) y se vendieron 100 ejemplares, creo que la tuya ha sido una de las mejores (70 libros son muchos).
Enhorabuena y ahora a luchar por tu obra.
Un abrazo.

Paco Gómez Escribano dijo...

La verdad es que estoy muy contento, Carlos. La cosa sobrepasó todas mis expectativas. Ahora a ver si puedo presentar en más sitios y la gente me echa una mano. Un abrazo.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Enhorabuena por la presentación y, por supuesto, por la publicación de la novela. Me alegro mucho de que esta andadura haya empezado tan bien. Mi chico y yo teníamos pensado ir a la presentación, incluso nos la habíamos apuntado en la agenda, pero el miércoles me dio un cólico de riñón y he estado estos días casi sin poder moverme y sin salir de casa. Abrazos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Bueno, Goizeder, lo más importante es que te cuides, que además eso es muy doloroso. Como te puedes imaginar, estuve muy contento después de comprobar que había tanta gente. Fue un día muy feliz y, no te preocupes. Nos vemos en otra ocasión. Un beso.

Carlos González dijo...

Enhorabuena, monstruo. Un abrazo.

Mercedes Pinto dijo...

No te vas a creer lo que me ha pasado,estaba leyendo la magnífica y cercana crónica de tu presentación cuando ha sonado el portero, y ¿quién era? Un chio de mensajería, sí, con tu libro en la mano. Así que ya lo tengo aquí, y dedicado. Muchas gracias Paco, sé que, como tú bien describes, no es fácil dedicar libros y atender a las personas que te demandan en la presentación un poco de atención, y mucho más dejar un huequecito para firmar los ejemplares de los que, aunque lejos, también estábamos contigo.
Estaba leyendo "El tiempo entre costuras", que, siento decirlo, pero se me está haciendo eterno (seguro que es culpa mí), así que me estoy planteando dejarlo (total, cogerle el hilo es muy fácil) y empezar con el tuyo. Últimamente leo lenta, estoy desbordada, pero te contaré.
Enhorabuena por el éxito del aforo, que ya es mucho, por lo pronto.
Nos seguimos leyendo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Pues que me he emocionao, Mercedes, que casi me caigo de la silla por tus palabras. Que dejes la de la Dueñas pa leer la mía me conmueve. Miedo me da. A ver si te gusta y ya me cuentas. Un besazo.

campoazul dijo...

Mira que vengo a decirte que ya me ha llegado el libro esta mañana y te mandé un correo pero me dio "Error no se qué", y me quedé en dudas que si lo habías recibido o no, de modo que te lo digo en este comentario, que me hizo mucha ilusión, y que ya empecé a leerlo..., y ya se como entrar en un convento camuflada, (pero no lo voy a hacer, que hace mucho frio). Muchas gracias por la dedicatoria tan chula y con los nombres...¡¡eres genial!!

Muchos besitos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Tú sí que eres genial, Campoazul. Sí que me llegó tu mensaje. Supongo que si intentas entrar en un convento de la misma guisa que mi personaje llamarías la atención, jajaja. Me alegro de que te haya llegado el libro dedicado. Un placer. Ya me cuentas si te gusta, qué miedo.
Un beso.

S. Cid dijo...

Mis felicitaciones. Me alegro un montón por ti, Paco. Ojalá que la de Toledo vaya igual de bien :-))

Paco Gómez Escribano dijo...

Muchas gracias, S.Cid. Espero que en Toledo, al empezar la novela en la catedral, tenga tirón, aunque estas cosas nunca se saben. Yo con haber publicado y tenerla en mis manos ya me conformo. Lo de la presentación en Madrid fue un regalazo. Un beso.

Armando Rodera dijo...

Tu presentación estuvo genial, Paco, pero no te has quedado corto con la crónica de la misma. Imagino que debe ser difícil escribir sobre uno mismo, pero tú lo has hecho muy bien.

Fue un placer poder acompañaros en una noche tan especial. Me alegro muchísimo por tu éxito y espero en breve hincarle el diente a ese círculo alquímico que ya me está llamando...

Un abrazo.

Miguel Baquero dijo...

Enhorabuena, Paco. Era tu momento y se ve que los disfrutaste mucho

Paco Gómez Escribano dijo...

Es difícil escribir de mi presentación, Armando, pero por lo menos he intentado expresar lo que yo sentí. Gracias por tus palabras y ya me cuentas cuando leas.

Era mi día, Miguel. Y lo pasé en grande, te lo aseguro. Eso sí, muchas emociones, demasiadas.

Gracias a los dos por acompañarme. Un abrazo.

Anónimo dijo...

No nos hagas esperar más con el vídeo, que nos subimos por las paredes.

Paco Gómez Escribano dijo...

Sabes qué pasa, que el video ha salido con ruidos. Así que está con él un técnico de sonido a ver que puede hacer. En cuanto me pase lo que haya podido salvar lo cuelgo. Un abrazo.

Antonio de Castro dijo...

Enhorabuena. Estoy deseando ver el video.

Pedro Arenal dijo...

Bueno, qué puedo decir que no se haya dicho ya. La presentación fue muy calurosa y afectiva. También emocionante para los que no somos del círculo más íntimo, pero igualmente emotiva.
Además de alegrarnos de manera muy especial, tu ejemplo supone una enseñanza para quienes se proponen un reto y no cesan hasta que lo consiguen. Como tú dices, a partir de ahora lo que venga será un regalo. El regalo es una obra de la que puedo decir que me está gustando aunque solo llevo apenas cien páginas.
Impresionante las descripciones. Parece que estés viendo la catedral de Toledo. Igualmente rico el entramado de personajes. De momento, y para no ser un lector asiduo, no salgo de casa sin el libro para el ratito del metro. Otra cosa más que has conseguido.

Un fuerte abrazo.
Pedro Arenal

Pedro Arenal dijo...

Bueno, qué puedo decir que no se haya dicho ya. La presentación fue muy calurosa y afectiva. También emocionante para los que no somos del círculo más íntimo, pero igualmente emotiva.
Además de alegrarnos de manera muy especial, tu ejemplo supone una enseñanza para quienes se proponen un reto y no cesan hasta que lo consiguen. Como tú dices, a partir de ahora lo que venga será un regalo. El regalo es una obra de la que puedo decir que me está gustando aunque solo llevo apenas cien páginas.
Impresionante las descripciones. Parece que estés viendo la catedral de Toledo. Igualmente rico el entramado de personajes. De momento, y para no ser un lector asiduo, no salgo de casa sin el libro para el ratito del metro. Otra cosa más que has conseguido.

Un fuerte abrazo.
Pedro Arenal

Paco Gómez Escribano dijo...

Gracias, Antonio. Estoy trabajando en el video.

Como me alegra que me digas eso, Pedro. Celebro que te guste.

Un abrazo a los dos.