Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

martes, 26 de octubre de 2010

Getafe Negro: Cuatro perros verdes-Cosecha Negra III

Apagué la colilla en el momento de encontrarme con Carlos Salem, frente al escaparate de la librería del Círculo de Bellas Artes. En el vestíbulo nos topamos con Lorenzo Silva, comisario del Festival (tercera edición) de Novela Negra y aprovechamos para charlar un rato hasta la hora del encuentro. Carlos narró sus peripecias con Jerónimo Tristante en el Festival de Toulouse, al que estuvieron invitados cosechando bastante éxito, según palabras del propio escritor, y cómo sufrió allí las huelgas que tienen lugar en Francia estos días.

En la quinta planta, dio comienzo, a su hora, la mesa redonda compuesta por los escritores: Carlos Salem, Javier Calvo, Francisco Balbuena y Julián Ibáñez, moderados por Ramón Pernas.

Carlos Salem, del que Fernando Marías ya dijo en la presentación de la pasada Semana Negra de Gijón que era un género en sí mismo, fue el encargado de abrir fuego. Dijo escribir como lo hace, no para llamar la atención, sino porque se siente cómodo en ese estilo. Es partidario del humor absurdo, que está presente no sólo en sus novelas sino integrado por completo en su vida. Hizo un recorrido por sus obras, plagadas de ese humor y surrealismo, con un trasfondo negro porque es un entusiasta del género como lector. Nos dijo que le encanta saber cuáles son los límites del género para rebasarlo.

Ramón Pernas aseguró que en un reciente viaje a Frankfurt vio que había ciento cuarenta escritores argentinos invitados a la Feria del Libro de la ciudad alemana, augurando un desembarque similar el año que viene en Getafe Negro y adelantándonos de esta forma, ante la aseveración de Lorenzo Silva, que el país invitado en la próxima edición del festival será Argentina.

Javier Calvo se reivindicó como perro verde, ya que no es un autor puro de Novela Negra a pesar de que sus narraciones contengan tintes clásicos del género. Nos dijo que es frecuente que una misma novela suya sea etiquetada en diferentes países bajo un género diferente. Les suele pasar a los escritores que fusionan géneros. Esto ya lo dijo José Carlos Somoza en la última sesión de los Sábados Negros en Traficantes de Sueños. Coincidiendo también con lo dicho por Somoza en su día, piensa que los géneros son más de editoriales y que son funcionales para éstas y para los libreros a la hora de organizar los libros en las estanterías.

Ramón Pernas hizo un recordatorio de los antecedentes del género según las teorías clásicas. No obstante, apuntó que hay grandes relatos negros en Mahabarata y Ramayana, en la Biblia, en el Corán y en el Talmud, libros sagrados plagados de episodios sangrientos.

Julián Ibáñez explicó que pertenece a la generación de la posguerra, que sus padres fueron represaliados y que cuando empezó a escribir no podía pensar en escribir novelas con policías buenos. Nunca creyó en el detective español, por tanto, quienes investigan los casos en su obra, son personas con otras ocupaciones. Últimamente, sin embargo, vencidos los traumas de juventud, utiliza a policías en sus novelas aunque adopta al personaje chandleriano porque, sencillamente, le gustan los tíos solitarios y sin familia; la Literatura en su forma final es una cuestión de gustos. Siente curiosidad por la proliferación de personajes en las novelas actuales que están divorciados y con una hija, en clara alusión al Kurt Wallander de Mankell.

Francisco Balbuena precisó que sólo dos de sus novelas son negras, ya que se considera un autor todo terreno que no hace ascos a ningún género. Concibe la Literatura como a la Pintura, escribiendo lo que le apetece al igual que un pintor pinta lo que quiere. Después de hacer un recorrido por sus dos novelas de género negro dijo una frase que, como escritor, me impresionó, ya que es algo que yo también pienso y me faltaba verbalizarlo: “La inspiración de un escritor surge siempre de la unión de dos polos que, aparentemente, no tienen nada que ver. De esta unión, siempre surge algo muy fructífero”. Afirmó que en España siempre se ha menospreciado la imaginación, hecho que ha propiciado que la Novela Negra haya estado desprestigiada como género.

Volvió a intervenir Javier para decirnos que él piensa que esto de la popularidad de los géneros va por ciclos. Venimos de una época que ha estado dominada por la intriga histórica, que nos han traído autores extranjeros primero y que después ha continuado por la proliferación de escritores españoles. Según él ahora estamos inmersos en un ciclo donde el protagonismo lo adquiere el género negro.

Julián hizo una reflexión acerca de lo bueno y lo malo en Literatura para explicarnos que no siempre lo primero va ligado al éxito en un mundo, el editorial, en el que dos y dos no son siempre cuatro.

A raíz de esto, Lorenzo sacó a colación, y no es la primera vez que se lo oigo decir, el éxito de las novelas de Stieg Larsson y su fascinación por el hecho. Pronunciar el nombre de Larsson en un acto literario en el que participan escritores no es políticamente correcto, lo sé por experiencia. Pero Lorenzo explicó que, según su criterio, Larsson no era tan bueno ni tan malo como lo pone la opinión general de los escritores y que, al menos, hay que reconocerle el empujón que ha dado al género en todo el mundo propiciando que mucha gente que no lee habitualmente lo haya hecho con los libros de la serie Millenium.

Al término de la mesa redonda, acudimos a las tradicionales despedidas, esta vez más cortas. No, no es que hubiese aviso de incendio ni nada por el estilo. Es que a unos pocos metros, en la Castellana, iba a empezar un Madrid-Milán que hizo que desapareciéramos todos de allí como alma que lleva el diablo.

5 comentarios:

S. Cid dijo...

Y ganó el Madrid, jajaja ;-)

Bueno, una nueva y buena crónica de tus andanzas literarias. Al final me vas a terminar picando y lograrás que nazca en mí el gusanillo de acudir a estos eventos :-)

Mercedes Pinto dijo...

Me he sentido como si hubiese estado escuchando a los componentes de la mesa en primera fila. ¿Tú también eres de los que cogen apuntes o lo te lo traes todo en la memoria?
Siempre muy interesantes tus crónicas de eventos literarios.
Gracias por asistir por mí.
Hasta la próxima.

Paco Gómez Escribano dijo...

Sí, ganó el Madrid, S.Cid. Pues en tiempos de crisis estos actos son gratis, y además lo pasas estupendamente, porque es muy interesante escuchar lo que tienen que decir los escritores actuales.

Gracias, Mercedes, tus palabras me gratifican. Normalmente no tomo apuntes, aunque esta semana, como iba de acto en acto todos los días, sí que tomé notas, porque yua se me mezclaban las mesas redondas y las presentaciones. Un placer contároslo.

Un beso a las dos.

GUIDO FINZI dijo...

Ya no sé qué comentarte con respecto a este tipo de crónicas socio-literarias. Sólo esperar que, en un futuro muy próximo, se te vea ocupando el centro de la mesa.

Un saludo

Paco Gómez Escribano dijo...

Estamos en ello, Guido, estamos en ello. Si fuera por tu fe ya hace mucho que estaría por ahí dando charlas. Por cierto, recibí tus recuerdos de Miguel Baquero. Un abrazo.