Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

jueves, 6 de mayo de 2010

Tontocracia

El señor Pedro G. Cuartango me resulta genial en la generalidad de sus artículos en prensa. Pero el pasado miércoles estuvo particularmente acertado en su columna de El Mundo, titulando el artículo como “La tontocracia o el triunfo de los idiotas”, título que también lo podría ser de un ensayo o de una novela que describiera lo que está pasando desde hace tiempo en este país.

Don Pedro centraba sus razonamientos en la figura de Belén Esteban, ejemplo vivo del triunfo de la nadería y la vaciedad, aunque el personaje no es único en su especie. No hace falta nada más que poner la tele para ver que en ciertas franjas horarias (cada vez más ampliadas) no hay otra cosa que no sean programas del corazón con gente sin ningún mérito académico o profesional, dando gritos, insultando y bordando eso de ser vulgar y soez.

Don Pedro no especifica la causa de este auge de la banalidad pero concluye que la sociedad de hoy está fascinada por la vulgaridad y la trivialidad de estos personajes que se convierten en millonarios sin ningún esfuerzo intelectual o profesional. Los periodistas que conducen los eventos se ponen serios, como si tomando esa actitud quisieran vestir de intelectualidad los pseudodebates que patrocinan todas las cadenas, consistentes en la pareja cubana de una vieja gloria o en el divorcio de un famoso torero.

Suscribo la totalidad del artículo y reclamo una legislación que prohíba de una vez la emisión de estos programas que tanto daño hacen a jóvenes y mayores; luego nos quejamos de que no hay educación pero, mientras tanto, ponemos como ejemplos a seguir a nuestros jóvenes a toda esta caterva de caraduras. Tiene narices que cuando teníamos una sola televisión la programación tenía mucha más calidad que ahora (valgan dos ejemplos: “La clave” y “Estudio 1”).

Ya está bien de creer que en democracia vale todo. No, en democracia no vale todo, en democracia debe haber leyes que se cumplan en beneficio de todos los ciudadanos. Y está claro que este tipo de programas no beneficia a nadie, salvo a los desalmados propietarios de las cadenas y a los lequios de turno.

16 comentarios:

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Hace unos años el modelo de uno de mis alumnos de bachillerato era Coto Matamoros, quería ser como él. Afortunadamente para él, se puso a estudiar FP de electricidad. Le he perdido la pista, pero espero que haya olvidado esas tonterías.
Me da pena ver a mi madre tragarse esos programas desde temprano hasta tarde.
Creo que ella vería lo que hubiera, y que quitaran esos programas sería un gran logro, como tú dices.
Un abrazo.

campoazul dijo...

Es denigrante, me pone nerviosa incluso cuando escucho alguna conversación con relación a esos programas. Opino lo mismo que José Miguel, me da pena que mi madre desde la mañana a la noche esté pegada a esa basura...
Y me parece asquero que en la noticias hagan alusión a esta gente que no tiene un ápice de educación.

Un saludo.

Guido Finzi dijo...

Hoy en día, el que no sirve para nada, se saca cuatro fotos y entra en televisión. Por eso el medio de ha convertido en un perverso multiplicador de perversas costumbres.

Un saludo

Paco Gómez Escribano dijo...

Penoso, José Miguel. Yo también tengo y he tenido alumnos que querían ser como la Esteban o triunfar en mira quién baila. Son los modelos que les estamos poniendo por delante, que fomentan el vagueo, el poco o ningún esfuerzo y que, además se forran. Mi madre también está enganchada a esos programas. Vaya tela.

A mí también me dan náuseas, Campoazul, no sólo verlo, sino escuchar, como bien dices, conversaciones relativas a esos farsantes. Y cuando ya me intentan involucrar en las conversaciones y me dicen que si sé quien es fulanito o fulanita salgo corriendo.

Así es, Guido, así es. Quien más insultos suelta y quien más grita y dice más chorradas, es el que triunfa.

Un abrazo a los tres.

Miguel Baquero dijo...

Yo no creo que haya que prohibir. Lo ideal sería criticar y denunciar su baja calidad, pero sospecho que esas críticas les hacen más favor que otra cosa. El ridículo también les hace crecer. Y la ignorancia ya se ha demostrado que no resulta. Lo único que queda pues es aguantarse y mofarse un poco cuando estos personajillos quieran darnos lecciones de moral

Mercedes dijo...

¡Uf! Este tema tiene mucha miga, y creo que habría que analizarlo en profundidad. Me uno a tu opinión de que estos programas no aportan nada al intelecto y que son mero divertimento. Pero de ahí a que hagan daño... No sé, yo, por ejemplo, que soy adicta (aunque me estoy desenganchando como puedo) a los debtes políticos, he podido comprobar cómo a menudo estos pueden ser más peligrosos que aquellos. Que te mienta Belén Esteban y compañía, bueno, pero que te mientan los "intelectuales"... Esto si que hace pupa.
La verdad, últimamente veo poco la tele, pero he decidido que, de verla, me quedo con las series americanas:C.S.I, Bones, el mentalista... Lo demás, píntalo como quieras, pero...
Un saludo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Miguel:

Se ve que yo soy más radical que tú. Desde aquí profetizo que de seguir así, un día pondrán en la tele a un tío comiéndose una defecación de perro. ¿Qué interés tendría? Ninguno; además sería bastante asqueroso. Pero claro, habría mucha gente que querría verlo y eso significa audiencia. Por tanto, reitero, no vale todo. Y habría que quitar esos programas que están dictando quiénes son los ídolos de nuestros jóvenes.

Mercedes:

A la televisiones, cuyos consejos de administración ganan cifras millonarias para los accionistas, se les concede una licencia, generalmente por amiguismo e intereses. Yo concedería licencias a cambio de que las programaciones fueran consecuentes. Y desde luego, no consentiría estos programas que son un insulto a la inteligencia.

Un abrazo a los dos.

Javier Ojeda dijo...

Paco: Yo no prohibiría nada y menos en un medio de comunicación. El problema es el éxito de audiencia que tienen estos programas basura. Es un síntoma más de la descomposición moral y de la degradación de la sociedad española; son muchos años de LOGSE-LOE, del dominio de la cutrez de la ideología progre en los medios de comunicación, etc, etc.
La sociedad actual es alarmantemente paleta, soez, ignorante, maleducada....y está muy orgullosa de serlo. España siempre ha sido un pais paleto, pero ahora está orgullosa de serlo.
Un abrazo.

Guido Finzi dijo...

Muy acertado el comentario de Javier Ojeda. Antes, ser ignorante provocaba vergüenza (la propia y la ajena). Hoy, en cambio, es todo lo contrario y no sólo está socialmente aceptado sino que, incluso, hasta bien visto.

Paco Gómez Escribano dijo...

Hola, Javier. Pues yo me ratifico en lo mismo: quitaría esos programas de todas las cadenas porque perjudican la salud mental de los ciudadanos, y lo que es peor, de niños, adolescentes y jóvenes. Estoy totalmente de acuerdo en lo demás que comentas. Esta sociedad es paleta, vulgar y orgullosa, precisamente ahora, una época histórica en que la Educación es gratuita y a los niños se les dan hasta los libros. Pero parece ser que es como echarle perlas a los cerdos.

Guido, estoy completamente de acuerdo con lo que dices.

Un abrazo a los dos.

Guido Finzi dijo...

Esta tarde me acordé de ti y de tu post. Haciendo zapping, me topé con El diario de Patricia (o como se llame ahora) y me volví a preguntar porqué carajo todos los invitados, son gordos, catetos y les faltan dientes...

Saludos

Antonio de Castro dijo...

Yo también creo que lo primero seria educar al personal, aunque los programas que se ceban en las desgracias y las miserias de los protagonistas de sus reportajes, como aquel espantoso "Gente", los quitaria de los horarios de mas audiencia. Me parece demencial que haya desalmados (como Ana Rosa Quintana), como tu dices, que se enriquezcan aprovechandose de la incultura y la ignorancia de los espectadores y de los infelices que aparecen en esos reportajes.

Paco Gómez Escribano dijo...

Porque todos estos programas se aprovechan de la ignorancia de la gente humilde, Guido, que venden como carnaza.

Antonio, no sé si la audiencia de estos programas es una cuestión de educación o no. Como lo sea, apañados vamos, porque según está lo del fracaso escolar, estos programas tendrán más audiencia en el futuro. Y llevas razón, Ana Rosa y todos los demás se forran a costa de la ignorancia de la gente.

Un abrazo a los dos.

Aurora Pimentel dijo...

Ay, Dios, yo no sé cuál sería la solución. He trabajado 2 años en televisión -96-97 y creo que el medio es un paradigma de la gestión a corto plazo y de lo peor del libre mercado.

Creo que el problema es complejo, son varias cosas:
a) El nivel de los directivos de televisión donde se junta la gente, en el ámbito empresarial, más ignorante y peor que yo he conocido... con los sueldos más impresionantes que uno pueda imaginarse, una combinación letal.
Hay dos tipos de directivos en televisión
b1. Cínicos: creen en lo bueno... pero piensan que lo bueno es para unos pocos -ellos mismos- y que a la gente hay que darle mierda.
b2. Escepticos: estos ya creen que todo es una mierda... y entonces ¿qué más da añadir más a este mundo que es tan desastre?
Luego hay más, claro, tontos útiles, inútiles y demás ralea, pero quienes mandan, por así decirlo, quienes deciden... son más responsables que la Belén Esteban de turno

b) nosotros, cuando la vemos. Aunque yo no me creo lo de Sofres ni borracha.
La televisión es un medio que se sostiene por la publicidad, yo creo que hay mucha menos gente que la ve que lo que se dice, pero nadie puede decir que el rey esté desnudo o desnudándose, se acabaría el pastel publicitario.
Aunque si es pienso que cuanto peor nivel cultural tienes más la ves, me parece. Y luego la gente mayor, o muy joven, que no tiene ganas de hacer otra cosa que exija más esfuerzo.

c) Honradamente creo que al poder político le interesa que la gente sea idiota y se idiotice más viendo la televisión, lo digo como lo veo... por eso las privadas se llevan tan bien con el gobierno... Son licenciatarias de algo que se define en España como servicio público, chúpate esa. Pero saben dar mierda... y de paso no plantear problemas.

d) Y luego más: creo que perro no come carne de perro. Y si eres periodista te callas la boca como un muerto antes de meterte con un compañero... como merecerían. Hay gente muy poderosa en los medios más allá de los directivos. Ana Rosa es un imperio, por poner un ejemplo, ... y recuerdo que fue una tía a la que se le cogió en un renuncio serio escribiendo un libro... y ahí la tienes, tan contenta.

Perdón por el rollo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Muy interesante todo lo que comentas, Aurora. Y preocupantes los perfiles de los directivos de TV que describes. Vaya tela, en qué manos estamos. En fin. Sabes, yo ni siquiera creo que los políticos tengan un plan para idiotizar a los ciudadanos, son demasiado torpes y están muy preocupados en no perder el poder. Pero de lo que sí son culpables es de que haya una leyes u otras. Lo que comentas de Ana Rosa es el vivo ejemplo de que aquí vale todo y de que siempre son los mismos los que están en la tele.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

¡HOLA PACO !
PASABA POR AQUÍ, HE LEIDO TU COMENTARIO Y LOS DE TUS "LECTORES"
Y "TODOS".... SABEIS COMO VÁN LOS PROGRAMAS DE CORAZÓN, ESO ES POR QUE LO VEIS, Y NO HAY QUE AVERGONZARSE, POR CREERSE INTELECTUALES, Y SEGUIR ESTA CLASE DE PROGRAMACIÓN.
LA DEMOCRACIA ES RICA,Y ESTÁ PARA
BARAJAR UN ABANICO DE POSIBILIDADES,Y QUE CADA UNO ELIJA
EL QUE CUADRA CON SUS GUSTOS ,Y POR ELLO NO SE ÉS MÁS O MENOS INTELIGENTE.
SI NO FUERA ASÍ, DE QUÉ IBAIS A ESCRIBIR USTEDES, Y ADEMÁS, DÁNDOSE
GOLPES DE PECHO.

LA INTELIGENCIA....NO ESTA REÑIDA CON LA HUMILDAD

SER HUMILDES ES DE INTELIGENTES.

LA"PALETA" ANA ROSA, ESTÁ HACIENDO, SEGURAMENTE LO QUE LE GUSTA; Y USTEDES ESTAIS DESEANDO,
QUE OS PUBLIQUEN ALGO, QUE TODAVIA NO HABEIS DEMOSTRADO COMO LO HACEIS
¿QUIEN MIDE LA INTELIGENCIA?

MUCHA SUERTE PARA TODOS ,Y NO MEZCLAROS CON "PALETOS" VAYAIS A APRENDER DEMASIADO.

UN SALUDO........................