Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Vida nueva

Pues sí, vida nueva. Después de seis años en Algeciras, regreso a Madrid, a mi Madrid, del que me fui por capricho al sur, al que vuelvo también por capricho, porque lo echaba de menos, porque nací aquí y aquí es donde me apetece vivir ahora.

He estado trabajando seis años en un Instituto de Secundaria de Algeciras. El primer año no tuve vacaciones porque monté un Ciclo de Grado Superior yo solito, sin apenas ayuda de nadie. A partir del segundo estuve como Jefe de Estudios hasta junio de este mismo año. Trabajé de mañana y tarde, con un solo mes de vacaciones como todo quisqui. Me dejé la vida y varias cosas más allí. No esperaba agradecimientos pero tampoco el rechazo de ciertas personas que, por cierto, son las más acomodadas y las más envidiosas. Pero, en fin, allá cada cual que ya somos todos mayores.

El ir desde Madrid hasta cualquier otra ciudad de la geografía española a vivir, choca. Por muchos motivos, pero principalmente porque en la capital hay de todo y en Algeciras hay muchas carencias. Es sorprendente que una ciudad más grande que Cuenca y Soria juntas no tenga una librería en condiciones. No hay un cine, ni un teatro, ni tantas otras cosas. Se echan de menos eventos culturales. Por lo demás, Madrid es abierto, cualquiera que venga aquí a vivir es inmediatamente considerado como de aquí, lo que no ocurre en otras ciudades donde el carácter es más cerrado. Además el ritmo es otro, más rápido, se pueden hacer más cosas. Siempre me llamó la atención el que las colas se hacían interminables porque los clientes de un banco se ponían a charlar con el cajero de los niños o de cualquier otra cosa.

Pero, cómo no, también echo de menos Algeciras. El clima es envidiable. A estas alturas ya tenemos frío en Madrid. Y el entorno paisajístico es inigualable, el de los alrededores, no el de la ciudad, ya que uno puede pasear por ella y no ve el mar en ningún momento debido a las grúas del puerto. Y aunque tiene su encanto tomarse un café en la calle Convento o pasear por la Plaza Alta, no debemos dejar de ver que la ciudad en sí, en la que han demolido todas las casas antiguas, no tiene mucho que ver. Pero, claro, al final, muy en el fondo se la coge cariño. Y uno también echa de menos a los amigos que ha dejado por allí, mucho.

Así que aquí estoy, en mi antiguo barrio, en el que la geografía humana ha variado considerablemente como consecuencia de las avalanchas de inmigración de estos últimos años. En el que los locales, las fruterías y droguerías de toda la vida, han sido reconvertidas en viviendas. Pero en el que, en el fondo, todo sigue igual.

Ahora trabajo en un instituto en el que no conozco a nadie y me alegro de que así sea. Me apetece el anonimato y trabajar de profesor, que es para lo que oposité. Y olvidarme un poco de todos los problemas que acarrea ser Jefe de Estudios y de ser el centro de críticas y conspiraciones.

Y, entretanto, el miércoles empiezo un curso de relato policíaco. Y el lunes, otro de historia de la novela negra. Ventajas de residir aquí, aunque con Algeciras en mi corazón.

3 comentarios:

Carlos García dijo...

BIENVENIDO!!! querido Paco, los que nos consideramos tus amigos nos alegramos mucho de tenerte más cerca para poder disfrutar más a menudo de tu compañía.

Anónimo dijo...

¡HOLA PACO!
ME ALEGRO, QUE ESTÉS DONDE QUIERES,
Y QUE TE VAYA BIEN.

HAY UN REFRÁN QUE DICE "QUIÉN NO ES AGRADECIDO NO ES BIEN NACIDO"

Y, TÚ, LLEVAS ALGECIRAS EN TU CORAZÓN,
PORQUÉ,LA VERDAD,PÁ TÍ Y PA MÍ,
AQUI HAS VIVIDO DE P...MADRE; CON TODAS LAS CARENCIAS QUE TIENE LA CIUDAD.

UN SALUDO.......
SUERTE CON TUS PROYECTOS

Anónimo dijo...

He leido tu articulo y como tu dices me he quedao sin habla, pues no entiendo ocmo una persona tan culta como tu ha estado sies años en Algeciras, una ciudad aburridisima,tu necesitabas irte a Madrid para poder realizarte como artista pues en el sur no tienias futuro;por otro lado tio, lo tuyo, de verdad ,no es la enseñaza lo tuyo es escribir,lo que yo no sé es como van a seguir funcionado en el instituto de Algeciras sin ti y tampoco me explico como habia funcionado anteriormente , en fin que segun tú os habeis liberado todos tu por irte y tus detractores po haberte ido, po que bien todos contentos.