Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

lunes, 19 de septiembre de 2011

El problema de la Educación

Recuerdo que estudié en un sistema en el que primaba el esfuerzo, como no puede ser de otra forma. Estudiábamos en los colegios hasta octavo de E.G.B. (Educación General Básica) y si aprobábamos obteníamos el Graduado Escolar, aproximadamente el equivalente al actual Graduado en Secundaria. Hay un par de diferencias: En EGB estudiábamos hasta los 14 años; a pesar de que ahora se acaba la E.S.O. (Educación Secundaria Obligatoria) con 16 años, se salía más preparado antes que ahora. No obstante, el antiguo sistema guardaba un problema: quienes no querían seguir estudiando se encontraban con que no podían trabajar hasta los 16. De ahí que en la primera reforma educativa de la democracia se prolongara la secundaria obligatoria un par de años más, para evitar el vacío de dos años en el que se encontraban muchos chavales. Además se impuso la obligatoriedad de estudiar la secundaria a todos los críos, independientemente de su clase social o ideas. Algo que teóricamente parece lógico. En la práctica, estos postulados progresistas se han mostrado inviables, ya que la obligatoriedad de las clases ha incrementado sensiblemente las cifras de fracaso escolar. Desgraciadamente, he presenciado muchas veces casos de niños que con 12 años dicen que no quieren estudiar y lo que les queda por delante son cuatro años secuestrados en un instituto por el sistema.
Esta generación de niños no se parece en nada a la mía. Mientras yo jugaba a indios y vaqueros, al escondite y a pedirle a mis padres una bicicleta que no me podían comprar, los niños de ahora han tenido y tienen de todo. Muchos de ellos, la primera vez que oyen la palabra “no” es en el instituto, y claro, no la entienden. Así es muy difícil educar. Por otra parte, la LOE-LOGSE que ahora es LODE (demasiados cambios), nunca se ha implantado de forma definitiva, sobre todo en cuanto a partidas económicas. Muchos de los alumnos no están preparados para estar en un aula de ESO, bien porque, aunque tengan la edad, no tienen conocimientos previos suficientes, o bien porque tienen trastornos importantes de conducta, o ambas cosas. Son críos en los que deberían entrar de lleno las medidas de atención a la diversidad, atendidos en aulas de grupos reducidos por profesores con cualificaciones especiales. Pero claro, esto cuesta un dinero que jamás se ha llegado a invertir completamente.
Con este panorama no es extraño que España aparezca mencionada en todos los informes internacionales por sus malos resultados en Educación. Pues bien, con este paisaje, en vez de mejorar los recursos, en todas la comunidades autónomas regidas por el PP, se ha decidido hacer recortes en la Escuela Pública como parte de las medidas de austeridad frente a la crisis económica que nos afecta. Los profesores hemos protestado y ante nuestras protestas, los gobernantes nos han tachado públicamente de vagos por no querer trabajar dos horas más, como parte de la maquinaria propagandística de apoyo a sus medidas. Lo cierto es que los profesores no protestamos por eso. Muchos ya trabajamos 21 horas en años pasados (no 20, como proponen los legisladores), y no hemos protestado. Tampoco hemos dicho nada cuando nos han bajado el sueldo como a todos los funcionarios.
Si protestamos es por la masificación de unas aulas que en ciertos institutos llegan a albergar a 45 alumnos; por la reducción del número de desdobles en asignaturas en que, por sus particulares contenidos, la clase se dividía en dos y era atendida por dos profesores; por la desaparición de horas de laboratorios que en asignaturas como Biología son imprescindibles; por la reducción del número de optativas que impiden que el alumno se especialice en base a sus preferencias; por la desaparición de las tutorías en gran parte de los centros; por la reducción o eliminación de las actividades extraescolares; por la impartición de horas por parte del profesorado que no son de su especialidad; por la menor atención a los alumnos con problemas de aprendizaje debido a la eliminación de profesores de educación compensatoria; por la desaparición de profesores de audición y lenguaje. ¿Sigo?
La masificación y esas dos horas lectivas más que, por norma nos obligan a dar, han propiciado que este año desaparezcan de los institutos de Madrid más de 3000 profesores que son más que necesarios. Ya el año pasado suprimieron a 1500. Y esto en un año en que la matriculación en las escuelas públicas ha aumentado un 10%, ya que los ciudadanos que antes llevaban a sus hijos a concertados y que se han quedado en paro necesitan plazas públicas para sus hijos.
Todas estas medidas aplicadas sin ningún criterio lógico ni razonable, generarán un desastre de imprevisibles consecuencias si los gobernantes no dan marcha atrás. Todos asumimos que estamos en crisis, pero aun así, no se deberían escatimar recursos ni para Educación ni para Sanidad, que deben ser públicas para garantizar los derechos fundamentales de los ciudadanos, independientemente de que haya colegios y clínicas privadas para quienes quieran y puedan permitírselo. La huelga en la Enseñanza está más que justificada.

2 comentarios:

Bate dijo...

Yo no sé ni tengo claro si está más que justificada las protestas, lo que si sé es, que están muy politizada. Me ha hecho mucha gracia ver por las calles de Madrid estos días protestando a docentes -yo a estos no les llamo maestros- andaluces que se callan como tumbas en Andalucía (mi tierra), donde llevan dando las 20 hora lectivas y más a la semana y vienen aquí a Madrid a montarle el numerito a la Aguirre, el tinglado que no le montan a Griñán.
Por eso te digo, estimado Paco, que denoto un interés más político en la huelga que otra cosa.
Esto mismo tú lo has apuntado:

"Muchos ya trabajamos 21 horas en años pasados (no 20, como proponen los legisladores), y no hemos protestado. Tampoco hemos dicho nada cuando nos han bajado el sueldo como a todos los funcionarios."

¿Por qué antes no -las protestas-, y ahora sí? Pregunto.

No está de más recordar que el tío que se inventa y saca adelante la LOGSE -este sistema educativo especializado en producir ignorantes, analfabetos, pusilánimes y flojos- se llama Rubalcaba, el candidato del PSOE.


Termino, la EGB tenía infinitamente menos recursos económicos que los que posee ahora la LOGSE y funcionaba mejor. Así que no siempre la inyección de dinero público a mansalvas es la salvación de todo. He aquí un ejemplo. Enrealidad estamos instalado en un Estado actualmente inviable, o se recorta -de todos los sitios- o nos vamos al guano.


Un saludo

Paco Gómez Escribano dijo...

Es inevitable, amigo Bate, que toda huelga esté algo politizada. Y seguro que a los sindicatos les mola más montarle una huelga al PP que al PSOE. Yo soy apolítico, es decir, me dan asco los políticos, todos, los del PSOE, los del PP, los de CiU, los del PNV... Son seres con más morro que espalda que solo se preocupan por vivir bien ellos. La huelga, en este caso, se le monta al PP porque ha sido Aguirre quien ha impuesto las medidas, al igual que en otras comunidades regidas por el PP.
Ahora en Madrid todos dan 20 horas mínimo de docencia por ley y si no hay tantas horas para un profe se le asignan de otro departamento, aunque no tenga idea de darlas. Antes eran 18 horas mínimo por ley, aunque diéramos 21 puntualmente a los que nos tocara, ley que sigue vigente en Andalucía. Por tanto lo de montarle la huelga a Griñán por los mismos motivos no tiene sentido, ya que no existen.
Creo que con lo anterior te contesto a lo de por qué no antes las protestas, aunque desde mi punto de vista ya había motivos y nos hemos callado por ser solidarios con la crisis. Aunque no recuerdo que los fontaneros y albañiles hayan sido solidarios conmigo cuando se estaban forrando y yo no he dicho nada.
Llevas razón con lo de Rubalcaba. Es el ejemplo de los que hacen de su profesión la política, miembro de dos gobiernos socialistas que ambos casos llevaron al país a la ruina, por tanto, responsable. Él mismo era profesor de Física, pero seguro que ya no se acuerda.
Llevas razón también en cuanto a que la EGB tenía menos recursos y menos índice de fracaso escolar, yo mismo he dicho que salíamos mejor preparados. Pero te recuerdo que en la EGB no existía la obligatoriedad de escolarizar a los niños. Por tanto, eso hacía que en las clases se pudiera dar todo el temario. Ahora, esos niños que entonces estaban en la calle están escolarizados. No solamente aumentan las cifras de fracaso escolar por estos niños que en la mayoría de los casos no quieren estudiar, sino que, como generalmente dinamitan las clases, esto influye decididamente a que se den menos contenidos por la imposibilidad de los profes de poder dar clase tranquilamente. Además, no olvides que antes, si desparramabas te daban una hostia. Ahora no se puede, lo cual es ciertamente lógico, pero lo que no es normal es que no podamos hacer nada. Ni siquiera podemos echar a un crío que se pase de clase. Es un disparate.
No estoy de acuerdo en que se recorte de todos los sitios. La Educación es una inversión. Tampoco se debería recortar en Sanidad. Hay muchos sitios de donde recortar antes de disminuir la calidad de la Enseñanza o las prestaciones sanitarias. Más valdría no comprar tantos avioncitos, coches oficiales, dietas de parlamentarios, presupuestos para tanto parlamento autonómico y diputaciones, o asignaciones tan de perogrullo como las que ha hecho Zapatero a los gays de Zimbabwe o a los sindicatos venezolanos.
Estuve en la manifestación de la semana pasada y volveré a estar en la de esta. Te puedo asegurar, amigo Bate, que allí había profes, alumnos y padres de todas las ideologías posibles. De hecho estaban los sindicatos de izquierda y los propios de la Enseñanza de corte conservador (CSIF, STEM, etc.). Por tanto, lo de la huelga politizada, es otra parte más de la maquinaria propagandística de Esperanza Aguirre, que después de llamarnos vagos públicamente, pretende ahora que los manifestantes seamos a ojos de la opinión pública indignados, perroflautas o liberados sindicales. Nada más lejos de la realidad.
Un abrazo.