Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

jueves, 29 de julio de 2010

La prohibición en Cataluña

De joven me aficioné a los toros. Fue porque en mi barrio apareció un torero de apodo “Yiyo” que dio gloriosas tardes de Toreo y que desapareció trágicamente encontrando la muerte en un ruedo al igual que los otros dos componentes del cartel de Pozoblanco. Además, por aquel entonces, Joselito, de la Escuela de Tauromaquia madrileña, revolucionaba el Toreo. Pronto me di cuenta que la Fiesta Nacional no era sólo cosa de paisanos con bota de vino y bocata. Como persona curiosa que soy, empecé a investigar y me di cuenta de la verdadera dimensión de las corridas de toros. Supe que ha habido y hay pintores que nos han regalado lienzos con escenas taurinas rayanas en el arte sublime. Supe también de la relación de la Fiesta con la Literatura. Y comprobé la fascinación que ha ejercido y ejerce la Fiesta sobre personajes ilustres del mundo de la cultura, españoles y extranjeros.

Lo de la abolición de las corridas en Cataluña es una tragedia, una más, perpetrada por esa casta de politicuchos que sufrimos. El Toreo es sensibilidad y quien no lo ve es que no la tiene. Claro que sería mucho pedir que los políticos fueran sensibles y cultos.

La culpa es nuestra, señores y señoras, que para eso los votamos. No obstante, es curioso que un partido minoritario como ERC lleve ya dos legislaturas gobernando en Cataluña gracias a los intereses de Zapatero, un hombre que bajo el disfraz de la bonhomía ha resultado ser el presidente más voraz y catastrófico de nuestra democracia. ERC, una formación que, merced a nuestro sistema electoral chapucero, obtiene escaños de manera más fácil que la formación de Rosa Díez, por ejemplo, a pesar de obtener muchos menos votos. Un partido que se las da de izquierdas, compuesto por una élite de personajes siniestros hijos de papá sobre los que ha recaído un poder que manejan a su antojo, multando a pobres ciudadanos que rotulan sus tiendas en castellano y ahora prohibiendo los toros por lo de español que tienen, porque no es por otra cosa. Prohíben la fiesta con la excusa del maltrato animal, mientras se comen unos entrecots de escándalo a costa de los contribuyentes. Prohíben por proteger al toro, dicen, cuando si se prohibieran las corridas en todo el territorio nacional, el toro de lidia desaparecería, se extinguiría, porque no hay ganadero que pudiera mantener esa raza, carísima de criar si no fuera por la Fiesta.

Sin embargo, no prohíben los toros embolados ni los demás espectáculos pseudocircenses, qué hipócritas, en donde se patea a los animales e incluso se le dan puñaladas y perdigonazos. Qué pena. Qué libertad más mal ejercida por estos niñatos vanidosos y presumidos que van de intelectuales y de progres cuando lo que son es una panda de amanerados y de parásitos sin ninguna cultura. Qué pena de izquierda cuando los ves convertidos en fascistas prohibicionistas. A ver si toma nota el electorado. Estos no podrían ser ni presidentes de su comunidad de vecinos.

14 comentarios:

Viking dijo...

Cosas que ocurren allá; aquí, me recordaron algo que escuchaba de chica " a donde queremos llegar " o " a donde vamos" y ahora pienso, alguien sabe " a donde queremos llegar" o "a donde NOS quieren llevar?
Saludos

Carlos dijo...

Es increíble lo que ha pasado en Cataluña. Y no saben la cantidad de gentes que viven del espectáculo y que no podrán seguir con sus negocios por la anulación radical de la fiesta del toro.
Todo es política, como has dicho, Paco.
Yo estoy esperando que vengan por aquí a Andalucía, que se van a ir calentitos ésos de los antitaurinos...
Saludos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Excelente reflexión, Viking.

Sí, es increíble. Ahora que la culpa es nuestra, que somos quienes votamos.

Un abrazo a los dos.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muy bien escrito, Paco. Ya uno se sorprende de pocas cosas, y todo esto era previsible. Pocos recursos nos quedan a los ciudadanos, como dejar de comprar o de votar.
Un abrazo.

S. Cid dijo...

Tú lo has dicho: la culpa es nuestra, por seguirles el juego a estos políticos necios e ir a votar como borregos cada cuatro años.

Paco Gómez Escribano dijo...

Gracias, José Miguel. La verdad es que bien que se cuidan de aborregar a los ciudadanos con tanta tele basura y fracaso escolar.

Sí, es culpa nuestra, S.Cid, si quisiéramos no tendríamos estos políticos. Pero al parecer, nos da igual.

Abrazo para los dos.

Sue dijo...

Que el toreo es sensibilidad?
Perdona Paco, pero que torturen a un animal no es sensibilidad. En este punto no solo estoy de acuerdo con lo que ha hecho Catalunya, sino que además lo aplaudo.
Me da igual el porqué lo han hecho, si es por política (que seguramente sí porque sino hubieran prohibido también otras atrocidades a animales que aún se cometen en algunas localidades catalanas) o por polémica, el caso es que han prohibido una barbarie.

El que quiera pintar un cuadro con un toro desollado que lo haga, el que quiera escribir una novela o un poema sobre ello,libre es, pero torturar a un animal. Por favor!

Yo espero que el resto de España imite a Calalunya en esto, y que no solo se prohiban las corridas de toros, sino otras muchas fiestas en las que los animales se llevan la peor parte. Que se diviertan y enriquezcan torturándose ellos y dejen los animales en paz.

Mi familia es MUY taurina, así que no se me puede acusar de no saber de qué hablo. Y llevo toda la vida esperando que algo así suceda.

Paco Gómez Escribano dijo...

Sí, Sue, el Toreo es Arte y sensibilidad, y pasión, y si no lo ves así es porque todavía no lo has descubierto. Hay quien no lo descubre nunca.
Han abolido los toros por lo español que conlleva, aunque a estos se les olvida que también es una tradición catalana, que miren los libros de Historia. La excusa que han puesto es una mentira, lo del maltrato al toro. El toro bravo nace para ser lidiado. Antes de eso pasa cuatro años (que es la edad con la que todos los animales de los que nos alimentamos van al matadero y son asesinados sin ningún miramiento) en la dehesa, en donde los capataces se deshacen en cuidados y mimos. Y después salta a un ruedo para enfrentarse a un hombre cara a cara. Si los toros se prohíben, el toro bravo desaparece, ya que para carne no es bueno y tampoco da leche, y nadie en sus cabales se va a encargar de criarlo. Resultado: extinción de la raza. ¡Joder! Flaco favor le estamos haciendo al toro prohibiendo las corridas. Que prohíban también la pesca, ¿o no es una tortura clavar un anzuelo a un pez y sacarle del agua para asfixiarlo? ¿Sigo?

Sue dijo...

Paco, todos tus argumentos son estupendos, de verdad, pero en este caso no acudas a la tradición, porque no sirve. Quiero decir que una tradición de la tortura no sirve. Así lleve doce mil millones de años. Me da igual de donde venga y si los catalanes también la tienen.
En cuanto al toro de lidia, es una raza "inventada" para la lidia, y del mismo modo que se inventó puede desinventarse. Me da igual si el toro lo pasa de puta madre cinco años. Después es torturado. Las dehesas, por otro lado, no desaparecerán si desaparece el toro bravo puesto que en éstas hay multitud de especies. El toro es una mínima parte de ese ecosistema. Pueden conservarse como parques naturales sin ningún problema.
Y en efecto, el toro de lidia no puede usarse para la alimentación, por lo tanto no compensa su crianza. Un pez sí se come. Un cerdo sí se come, etc.
No estoy en contra de que se maten animales para comer. Me encantaría que sus muertes fueran lo menos dolorosas posibles, ya sean vacas, cerdos o gallinas, y eso también se puede regular y hay organizaciones que se dedican a ello.

Por otro lado, no creo que nadie olvide que las corridas de toros son una tradición española, pero eso tampoco justifica que se sigan practicando. También era una tradición en la Edad Media el derecho de pernada.

Yo es que no politizo nada, sabes Paco, y a mi me da la sensación de que, en general, todo el mundo politiza todo. Para mi es un triunfo que no se torturen más toros en Catalunya, nada más que eso. A unos les jode que haya sido Catalunya la que lo ha llevado al Parlament (que me parece que es donde debe hacerse), a otros les alegra que haya sido así porque se sientes diferentes...
Yo me alegro por lo que te he comentado.

Es posible que me falte sensibilidad. No sé.

Paco Gómez Escribano dijo...

Respeto tu punto de vista, de verdad, Sue. Pero la corrida de toros no es una tortura. El público no va para ver torturar animales. Una tortura sería si el toro saliera y se le empezaran a hacer putadas por la cara, pero no es así. La faena dura media hora, y hay pases y quites, y la gente dice olé, por lo bello de lo que el toro y el toreo están representando en el ruedo, no porque se torture al toro. ¿Qué te crees que a mí me gusta el maltrato? Pues no, ni mucho menos. Sólo me gusta el Arte y la sensibilidad que destila el toreo, porque veo más allá de la pura y simple tortura del animal. También como entrecots y atún a la plancha y ni se prohíbe la pesca ni los mataderos. Tampoco se prohíben las guerras, ¿verdad?
La vida es felicidad pero también es sufrimiento. Y la corrida de toros es una metáfora de la vida. Me parece una visión muy simplista ver una corrida de toros como una tortura de animales. ¿Cuánto no se ha escrito sobre el arte de la guerra? Porque la guerra, querida Sue, también es un arte y estrategia, aunque lo ideal sería que no tuviesen lugar.
De todas formas, estas discusiones entre taurinos y antitaurinos no llevan a nada, cada cual tiene su punto de vista y es respetable.
A mí tampoco me gusta politizar, pero esto ha sido una decisión política de unos niñatos de izquierdas hijos de padres ricos.
Esta misma noche ha muerto un hombre de una cornada por un toro embolado en Cataluña. Eso no lo han prohibido. Y en los toros embolados ni hay arte ni hay nada. Eso sí que es hacer sufrir a un animal para nada.
Saludos.

campoazul dijo...

Expondré mi punto de vista, porque es lo que pienso y siento y también porque en tu blog hay plena libertad para opinar, y eso es de agradecer...
Estoy en contra de las corridas de toros, del toro embolado, de tirar la cabra desde el campanario, del día del ganso..., no soporto ver o hacer daño ni animales ni personas.
¡Bien!, hay que comer, aunque considero que también tendrían que sacrificar a estos animales sin sufrimiento innecesario, porque es necesario alimentarse no hacer sufrir.
Como carne y pescado de vez en cuando pero no creo que tenga que sentirme culpable, es ley de vida, los como yo, porque puedo, si ellos pudieran me comerían a mí.
Con todo esto te diré que respeto a los que si os gustan estas fiestas, cada cual tienes sus creencias y gustos, la libertad ante todo.

Besos.

gaia56 dijo...

Me parece un debate manipulado para desviar hacia otros objetivos que tienen poco que ver con la fiesta taurina.
Un beso.

Miguel Baquero dijo...

A mí no me gustan nada los toros; intenté entenderlos en su día e intenté captar ese presunto sentimiento que es verdad que ha movido a tantos artistas, pero sería mala suerte o no sé qué el caso es que en la corrida que fui a ver descordaron al toro, esto es: que le clavaron mal una banderilla y le dejaron parapléjico. Es una imagen que no se me olvidará nunca, la forma en que mugía el animal, y que al menos en mí ha anulado por completo toda presunta belleza del toreo.

De todas formas, y aun sin gustarme nada, y repugnándome incluso, me repelen más las prohibiciones. Sobre todo, cuando pienso que las corridas de toros van a acabarse por sí mismas. Tengo un amigo taurino y no le pronostica más de quince o veinte años a las corridas. Porque quitando ls ferias, como San Isidro en Madrid, en que es un espectáculo social más que otra cosa, el resto de la temporada no va nadie a las plazas, no llega el aforo ni a la cuarta parte. En cuanto dejen de financiar las corridas los ayuntamientos, y San Isidro no lo eche Canal Plus, lo que es con el dinero de las entradas es un negocio insostenible.

Ocurrirá lo mismo que con el boxeo, que si recuerdas lo intentaron prohibir. No se hizo y cayó por sí mismo: ahora es un deporte residual, con no más de un centenar de seguidores. Con su épica también, porque anda que no se han escrito buenas novelas y se han rodado buenas películas sobre el boxeo, pero totalmente muerto en la práctica

Paco Gómez Escribano dijo...

Claro, Campoazul, cada cual tiene su criterio. A mí tampoco me gusta nada que se maltrate a ningún animal, cosa que creen erróneamente los antitaurinos de los taurinos. El Toreo no se entiende así como así.

Lo es, Gaia56, lo es.

Siempre tan acertado, elocuente y respetuoso en tus reflexiones, Miguel. No sé si se extinguirán los toros de por sí, como dices. Ocurrió con el Boxeo, sí. No sé, el tiempo dirá, pero en los momentos duros ha surgido José Tomás, ya ves.

Un abrazo a todos.