Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

viernes, 2 de julio de 2010

Yo lloré con terminator 2, de Carlos Salem

Yo lloré con Terminator 2” es el título del relato que abre el último libro de cuentos de Carlos Salem publicados por la editorial Escalera. A la vez, es el título del propio libro. Siendo Carlos talentoso para los títulos, me consta, esta vez fue Olaia Pazos quien se lo regaló, como él mismo los ha regalado otras veces a otros compañeros en su condición de escritor dadivoso. El libro no empieza con un prólogo, como es lo habitual, sino con una serie de principios, siete concretamente, como los días de la semana, que vienen a definir el género en que Carlos enmarca esta serie de relatos: la cerveza-ficción. Esto viene a ser, más bien, otra cachondada de las de Carlos, una más, ya que él mismo admite que no pretende crear un nuevo género y abre el mismo para otros escritores que se quisieran incorporar. No obstante, los principios son curiosos:

1.- No hay principios. Ni siquiera hay finales.

2.- No es necesario ingerir bebidas espirituosas para escribirla. Pero ayuda cantidad.

3.- Aunque no todo acabe en un bar, debe comenzar en un bar o refereirse a un bar aunque sea en el recuerdo.

4.- Todo está inventado, pero nadie ha leído todos los libros que existen.

5.- La Literatura es una exageración.

6.- El género no importa.

7.- La posteridad no existe.

Como se puede observar, de estos siete principios escritos, seguramente, en una servilleta de Casa Tirso en Lavapiés en un estado alterado de consciencia, no se pueden extraer las pautas técnicas necesarias para escribir un relato de cerveza-ficción, salvo la referencia a los bares, que es lo que queda más claro. Una vez leído el libro, quizá el lector pueda extraer sus consecuencias, pero que no se haga ilusiones, Salem es Salem y hasta para imitarle, se necesita una buena dosis de talento.

El libro no está compuesto por una serie de relatos aislados y sí, los bares son importantes. Carlos concibe el bar como lo que es, un lugar extraordinario en el que se juntan personas que, de otra forma, nunca lo harían. Un espacio de encuentros en donde la gente se relaciona ayudados en gran parte por la desinhibición que produce el bourbon y la cerveza Mahou, siempre Mahou. Una atmósfera no recreable en laboratorio que propicia poemas y relatos llenos de ternura.

El personaje principal de los relatos que componen “Yo lloré con Terminator 2” se nos presenta ya en las primeras páginas. Es el Poe, diminutivo de poeta, pero grande como lo demuestra su sombra que planea por todo el libro. El Poe, ex periodista, ex escritor y ex todo, que no para de repetir que “está harto de majaras” pero que tiene imán para atraerlos porque, en definitiva, él es el mayor majara. Por eso los entiende y por eso se arriman a él. Pero, en el fondo, es un majara muy cuerdo, con mucho talento, tanto, que el Perro y el Gato, dos policías muy chungos, acuden a la oficina del Poe, un bar, como no podía ser de otra forma, a contarle los casos que no pueden resolver para que él se los resuelva. Y lo hace aplicando la lógica deductiva holmesiana, dejando pasmados en cada caso a los de la Pasma, siempre ante la atenta mirada de Lola, la dueña del garito.

Los relatos que nos cuentan las peripecias del Poe se van sucediendo pero se ven cortados por otros relatos que actúan como cuñas, como “separapáginas”. En ellos, Carlos Salem nos presenta a otros dos extravagantes parroquianos del bar de Lola, el Tony, según él un artista, pero que en realidad vive de las mujeres a las que chulea, y el Ray, una especie de machaca, que juegan al gato y al ratón librando una batalla que al final gana el débil, el ratón, o sea el Ray, ayudado en la resolución por otro de los secundarios que es el nexo de unión con los relatos que protagoniza el Poe, el Loco.

Por tanto, los verdaderos “separadores” o “cuñas” no son los relatos del Tony y del Ray, sino otros como “Déjate las gafas” (único relato en el que no sale un bar), en donde Carlos nos propone un juego con evidente y deliciosa carga pornográfica; “El petiso milonguero” en donde en el colmo de la hilaridad el autor nos propone un sugerente encuentro entre Carlos Gardel (no es la primera vez que Carlos resucita al más grande) y Hitler en el París de 1928; y Toditos los feos” en donde se nos sugiere un soliloquio de un hombre que cree estar atrapado por el espejo.

Carlos Salem acostumbra a meter personajes de algunas de sus novelas en otras. Y en el relato titulado “Una bola de cristal de las buenas”, al Gato y al Perro, en una de sus visitas al bar de Lola en busca del Poe, les acompaña el inspector Arregi. Sabemos por las novelas de Carlos que el inspector acaba abandonando el Cuerpo para montar su agencia de detectives. Por tanto éste es un Arregi temprano cuyo encuentro con el Poe es magistral, ya que entre ellos, después de estudiarse minuciosamente ante dos bourbons, se establece una corriente de empatía. Ellos no lo saben, pero en el fondo son iguales. Su sagacidad y su personalidad me hacen suponer que el Poe no ha muerto con “Yo lloré con Terminator 2” y que Carlos nos lo volverá a mostrar en el futuro, seguramente en una novela y como protagonista.

Nada hay que decir a estas alturas sobre la narrativa de Carlos Salem. En este caso, el escritor baja al inframundo, nos muestra los personajes que lo habitan y tiene la habilidad de presentárnoslos de forma que no nos queda más remedio que admirarlos. Porque les dota de una ternura y de una personalidad que destilan Poesía, la Poesía de la marginalidad dotada de trazos surrealistas y humorísticos. Los personajes, lejos de dar pena, despiertan admiración, y eso es mérito de este pedazo de escritor.

Como no podía ser de otra manera, me dejé los dos últimos relatos, memorables y que constituyen en sí el espectacular desenlace del libro, para leerlos después de tomar unas cervezas. Y como dice el propio Carlos, el amor a la Mahou no es estrictamente necesario para afrontar la lectura del libro, pero ayuda. Me tomé la última en la bodega del Suso, en mi barrio. Estuve charlando con el Ricky, un personaje que parece que se ha escapado de un relato de Salem, ex yonki y ex todo, hasta ex escritor, que me dijo una frase que puso el colofón a la lectura del libro. Me miró muy serio y me soltó: “Yo soy un poeta, pero también soy un hijo de puta”. Me lo dijo tras una mueca graciosa pero con mirada de acero. Le di a leer un relato y se rió tanto que casi se atraganta. Me dijo que era muy bueno y se fue. Quiso hacerme creer que había leído el relato entero, pero yo sabía que no había sido así. El Ricky no tiene concentración para leer tantos párrafos. Pero como uno de los personajes de los relatos de Carlos Salem, también resulta entrañable y lleno de ternura.

Carlos Salem: (Buenos Aires, 1959), autor hispanoargentino, ha dirigido diarios como El Faro de Ceuta y El Telegrama o El Faro de Melilla, y colabora con distintos medios de comunicación. Ha publicado los poemarios Te he pedido amablemente que te mueras (1986), Foto borrosa con mochila (2005) y Poemas al otro lado de la barra (2007). Su primera novela, Camino de ida (Salto de Página, 2007, y traducida al francés como Aller simple), fue galardonada con el Memorial Silverio Cañada de la Semana Negra de Gijón a la mejor primera novela policíaca. En 2008 publicó su segunda novela, Matar y guardar la ropa (Salto de Página, 2008) y en 2009 publica la tercera, Pero sigo siendo el rey (2009 Salto de Página). Desde 2006 codirige el espacio literario Bukowski club de Madrid. Además ha publicado los libros de relatos Yo también puedo escribir una jodida historia de amor y Yo lloré con Terminator 2 (Relatos de cerveza-ficción). Es profesor en el Centro de Formación de Novelistas, con sede en Madrid y dicta talleres de narrativa creativa en Madrid y en Ginebra. Es autor de los poemarios Te he pedido amablemente que te mueras (1986), Foto borrosa con mochila (2005) y Poemas al otro lado de la barra (2007). Recientemente ha publicado otros dos poemarios: Si Dios me pide un Bloody Mary y Orgías de andar por casa.

9 comentarios:

GUIDO FINZI dijo...

Otra de tus referencias que más interés me provocan. No es la primera vez que te refieres a Carlos Salem...Hoy, aemás, me has dejado sumamente intrigado con "El petiso milonguero". Como me tengo que pasar todo el verano trabajando, salvo algunos días de ocio que ya veré cómo gestino, te iré contando qué me parecieron los libros de Pedro de Paz y de éste paisano mío.
Un saludo

Paco Gómez Escribano dijo...

Muy bien, Guido, pero no trabajes mucho. La verdad es que este Carlos Salem es la bomba. Un abrazo.

campoazul dijo...

Muy bueno el humor de Carlos Salem, me encantaron eso de los 7 principios son curiosos, y lo de la cerveza –ficción es genial, parece… y lo es sin duda un buen libro, de no ser así no estarías tu dedicándole una entrada...
No te diré que lo voy a leer ya..., tengo tantos pendientes que no sé cuántas vidas voy a necesitar para ponerme al día, pero no se librará....

Saludos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Te pasa lo que a mí, Campoazul, que tengo una cola de libros para leer que no sé cuándo voy a ponerme con ellos. Por otra parte, decirte que el libro de relatos me ha encantado. Un abrazo.

Mercedes dijo...

Como a tantos otros, también a Carlos Salem acabo de conocerlo gracias a ti. Confieso que no soy muy aficionada a los relatos, soy más de novela clásica en la mesita de noche, pero lo cierto es que desde que leo a algunos colegas blogueros, como a nuestro entrañable detective privado Carlos o los encuentros de Guido, me estoy aficionando, hasta el punto de que me he comprado un libro de relatos de blogs, ¡toma allá! Así que, muy probablemente, "Yo lloré con terminator 2" sea uno de los libros de relatos en mi lista de prioridades. "¡Dios Santo!, espero que me concedas la diez vidas que necesito para leer lo que me está esperando".
Un abrazo.

Paco Gómez Escribano dijo...

El relato corto, Mercedes, es un género que me gusta mucho, aunque yo siempre he preferido las novelas. Pero de unos años aquí leo muchos cuentos, tienen su punto. Además, de un tiempo a esta parte, suelo llevar una novela y un libro de relatos y alterno según me apetece. Creo que lo que voy a hacer es no comprar más libros, jaja, por lo menos hasta que vaya leyendo todo lo que tengo. Un abrazo.

Antonio de Castro dijo...

Alguien con esos principios, y que titula asi sus libros, tiene que ser un gran tipo.
Y un libro que se titula "Yo llore con terminator 2" no puede ser malo.
Te digo lo mismo que en el articulo anterior sobre Salem, que estoy deseando leerlo. En cuanto pueda pasar por Madrid intentare hacerme con algo suyo. (Pase hace unos dias, de hecho, en un transbordo, pero no pude moverme de la mitica T4 por la huelga de metro.)
Un saludo

S. Cid dijo...

Desde luego, ya el título (él solito) se las trae. Luego..., los principios. Este tipo suena diferente. No lo conocía, pero parece que tiene algo que se ve poco.

Paco Gómez Escribano dijo...

Antonio:

Llorar con la peli de Terminator 2 tiene su gracia. La verdad es que Salem es muy original, tanto escribiendo como en los títulos, véanse los títulos de sus cuatro novelas. Espero que si lees algo te guste. Ya me cuentas.

S.Cid:

Lo de los principios es una cachondada, no me digas que no. Y luego está la seriedad con que los expresa, cuando de serio no tiene nada. Te digo lo mismo que a Antonio, si lees algo espero que te guste y ya me cuentas.

Un abrazo a los dos.