Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

jueves, 18 de marzo de 2010

Ya está bien

Hay veces en que al acostarme por la noche caigo en una especie de optimismo antropológico. Sí, el mismo en el que permanentemente está instalado nuestro Presidente del Gobierno. Pero al levantarme por la mañana y escuchar la radio y leer la prensa, vuelvo a instalarme en el pesimismo cotidiano, empujado por la categoría y el nivel de nuestros políticos.

Ayer, Bibiana Aído, titular del Ministerio de Igualdad, nos regaló su enésima “perla”. Y lo hizo en el Senado, en una jornada amparada en el lema “Universidad e Igualdad”. Y claro, allí que se presentó nuestra ministra con su insultante juventud para serlo y con su insultante torpeza, habitual, por otra parte. Su falta de juicio hace que constantemente tenga que estar desmintiendo y matizando sus salidas de tono. La culpable no es ella, adalid del aborto indiscriminado, sino quien la puso ahí y la mantiene obstinadamente al frente de ese ministerio que nos cuesta un riñón a los españoles.

Resulta que Bibiana, al parecer, en un ataque de progresía incontenible, dijo que “es el momento en que la igualdad, los estudios de género y la tradición intelectual e histórica del feminismo tienen que ocupar un lugar en la formación troncal de los estudiantes". Esto, señora ministra, o señorita, o lo que sea, en cualquier caso “miembra” de este gobierno de pacotilla, es pedir que los universitarios estudien una asignatura común en la que aprendan los principales conceptos que aborda el feminismo, por mucho que lo haya desmentido usted al mediodía, dándose cuenta de la metedura de pata y habiendo leído la prensa, en donde la han llamado a usted de todo menos bonita. Lógico, ya está bien de tonterías.

Señores políticos, sería conveniente que dejaran de cargarse la educación. Y que cada vez que se les ocurra a ustedes un tema, por extravagante que sea, como por ejemplo educación vial, ciudadanía y ahora feminismo, dejen de intentar meterlo con calzador en la escuela. Las escuelas deberían dar Matemáticas, Lengua, etc. Asignaturas a las que ustedes están restando horas para impartir chorradas.

Yo ya me canso de predicar en el desierto. Esto de los políticos es como lo del villancico: “Sale uno, salen dos, salen tres y salen cuatro, pero…”. En el villancico salen borrachos. En la política de este país salen tontos o listillos corruptos. Ya está bien.

21 comentarios:

Mercedes dijo...

A esta ministra de igualdad, Bibiana, lo primero que había que hacer es enseñarle lo que significa "igualdad", que parece ser no lo estudió en su momento, o no aprendió a buscar en el diccionario. Me aburre, sencillamente no puedo con sus gilipuerteces. Algún día se irá aburrida, digo yo.
Saludos.

Paco Gómez Escribano dijo...

En cualquier otro país, Mercedes, esta muchacha no sería ni conserje del ministerio. Claro que, tampoco ZP. Pero es lo ha votado la mayoría. Como ya he dicho en otras entradas, en este país no hay democracia y sí aparatos de partidos muy poderosos. Por eso, no tengo muchas esperanzas en este país.
Un beso.

Guido Finzi dijo...

Mirá, estamos en una dinámica tal que yo no sólo dejé aparcado hace tiempo el optimismo antropológico sino que cada mañana, me levanto con temor de ver con qué nueva gilipollez me voy a encontrar. Y por desgracia, la realidad supera mis negras expectativas.
Es como apunto a menudo; la cultura cotiza a la baja y la inteligencia va camino de convertirse en enfermedad social. "Fíjate, allí va un tipo inteligente" te señalarán en un futuro próximo, con idéntico horror a si tuvieras la lepra.

Un saludo, Maestro.

sue dijo...

Tienes razones muchas para despotricar, Paco, yo apoyo la moción: tenemos unos políticos de mierda (hablando pronto y mal), sí, y lo peor es que no hay alternativa porque, me temo, son todos igual de catetos.

Confieso que escribí al Ministerio de Igualdad para hacer una consulta personal y me contestaron pronto y bien, dándome las directrices básicas para detectar un posible acoso (que era lo que les preguntaba). Si no hubiera existido este ministerio hubiera acudido al Instituto de la Mujer, el sindicato de mi empresa o mi responsable directo. No más lo hice por sacarle partido al ministerio de marras.

Independientemente a eso, la Aído es un parásito más, como lo son el 95,5% de los políticos.

Carlos González dijo...

Los políticos no son tan tontos, Paco. Fíjate en mí, en ti y en la mayoría de la gente, que nos lo tenemos que currar a tope. Y, sin embargo, esta panda de vagos hacen de la política su profesión, con coches, sueldazos, comidas, viajes, en fin, la leche. Ésta, Aído, pues como si le hubiera tocado la lotería. Así, por la cara, hala, ministra, en un ministerio que se ha sacado Zapatero de la manga y con unos presupuestos (en plena crisis) escandalosos.
Un abrazo, tío.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Aído es una muestra de la mediocridad sectaria y servil que caracteriza a nuestra clase política, que dirige esta "partitocracia" que deriva cada vez más a un totalitarismo light donde el estado se inmiscuye cada vez más en la vida y la conciencia de los ciudadanos. Creo que vale la pena seguir denunciándolo. Un fuerte abrazo, Paco.

PEDROHUELVA dijo...

No merece la pena, perder el tiempo, comentando las sandeces de los políticos.

saludos

Paco Gómez Escribano dijo...

Guido:

Es verdad, cada mañana, cada lectura de periódico te hace tener esa sensación, la de que la realidad supera nuestras expectativas. Parece que se fomenta la idiotez y la tontería. A este paso acabaremos como dices. O con los inteligentes en las cárceles.

Sue:

Opino lo mismo. Me canso de predicar en el desierto, pero, por otro lado, es que no puedo aguantar las estupideces que cometen los políticos. Al final vamos a tener que formar un club los que pensamos así. Parásitos, eso es lo que son, pero nos salen muy caros.

Carlos:

Llevas razón. En realidad, se instauran en la poltrona. Reparten todos los cargos entre sus amigos, o bien, para devolver favores (en este sentido actúan como una mafia). Hay parlamentarios que llevan ahí toda la vida chupando del frasco. En fin, qué asco.

José Miguel:

Tú lo has dicho: partitocracia y totalitarismo light. Gracias por el ánimo. Pero no sé si las críticas sirven para mucho.

Pedrohuelva:

Quizás lleves razón y no merezca la pena.

Un abrazo a todos.

Antonio de Castro dijo...

"Pajido", "Aín": vergonzosos parásitos. Pero yo también creo que merece la pena seguir expresando lo que sentimos la gente de a pie. Me parece que el patio está tan mal que eso puede hacer que se tome conciencia de una vez de que hay cosas que tienen que cambiar ya.
Un saludo

Paco Gómez Escribano dijo...

Estoy de acuerdo, Antonio, en cuanto a lo parásitos que son. Yo creo que también merece la pena denunciar lo que uno ve y con lo que no está de acuerdo. Aunque sea en los blogs, ya que los mortales no tenemos acceso a otros medios. Un abrazo.

HLO dijo...

Pues no es ninguna chorrada. Significaría rescatar una parte de la historia y otra forma de ver la historia. O sea la literatura, la filosofía, la política (la vida, en fin).

Kalman Pardés dijo...

Esto no son más que declaraciones de cara a la galería. Luego, en la práctica, resulta que se solidarizan con Hamás y callan cuando mujeres musulmanas son lapidadas o desfiguradas con ácidos. Eso sí, ponen el grito en el cielo si a las azafatas de Iberia les quieren acortar las faldas. Como mínimo, se llama hipocresía.

Paco Gómez Escribano dijo...

Herminia:

Respeto su punto de vista. Pero yo no estoy de acuerdo y le voy a decir por qué. El feminismo, como movimiento, es muy interesante y gracias a él se han conseguido muchas cosas en este país y en otros, la principal, que las mujeres tengan los mismos derechos que los hombres, cosa que me parece lógica.
También me parecen interesante el budismo, la botánica y la ópera. Y no por eso pienso que deberían poner asignaturas de estas materias en la Universidad. El problema es que aquí llega uno o una, en este caso, se le ocurre un tema, y lo quiere introducir en el currículum de Secundaria, Bachillerato o, en el caso que nos ocupa, la enseñanza universitaria, quitando horas de Matemáticas, Lengua, etc, como ha pasado con Ciudadanía en ESO y Bachillerato. ¿Qué mas da? A esto me refería con lo de chorrada.
Saludos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Kalman:

Más vale que sean declaraciones de cara a la galería y que no lleven a cabo la medida. Eso parece, porque después de soltar "la bibianada", Bibiana Aído tuvo que aclarar lo que quiso decir, como siempre. La ministra tiene la costumbre de decir tonterías, qué le vamos a hacer. Aunque la culpa es del jefe, ZP, y de quienes lo votaron.
De acuerdo con lo que dice usted de la hipocresía.
Saludos.

Pedro de Paz dijo...

Llevo mucho tiempo diciéndolo, querido Paco. El aforismo que defiende que "cada uno tiene la clase política y los gobernantes que se merece" quedó fuera de lugar hace mucho tiempo. No nos merecemos tanta estulticia. Ni aunque hubiésemos cometido el peor de los delitos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Puede que lleves razón, Pedro, y que no nos merezcamos estos políticos. Pero son los que votamos, bien a estos, bien a los otros. Por eso pienso que es lo que merecemos. Pero llevas razón, los ciudadanos de este país no somos tan malos como para merecer estos políticos que tenemos.
Un abrazo.

Guido Finzi dijo...

Pues no se qué decirte, la verdad. Porque cuando uno sale a la calle se topa de frente con tremendas carencias de educación (no se respetan los pasos de cebra, gente que escupe y tira papeles en las aceras, pocos prestan sus asientos a las embarazadas, graffitis y pintadas por todas partes, etc.) y con conversaciones que te hacen ver la endémica incultura que existe. Si a esto le sumas que, enciendes el televisor y te encuentras que lo que monopoliza las programaciones son los cotilleos en torno a las vidas de catetos como Belén Esteban o Jesulín de Ubrique, entonces...no estoy tan seguro de que no nos merezcamos lo que tenemos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Pues ahí queda la pregunta, Guido: ¿Nos merecemos o no nos merecemos los políticos que nos gobiernan? Creo que hay argumentos para las dos posibles respuestas.
Un abrazo.

Guido Finzi dijo...

Pues si nosotros nos merecemos esto que tenemos, entonces ni quiero pensar lo que les va a tocar a los que vienen detrás. Porque yo pienso en los jovencitos de hoy en día, y me entran escalofríos; abúlicos, incultos, maleducados...Encontrar a un niñato inteligente, es como toparse con una ostra con perla y eso que seguramente los habrá (los hijos de Mercedes o tuyos si los tuvieras, etc) pero en general, provocan terror y espanto.
Un saludo

S. Cid dijo...

Bibiana Aído es la representación del nivel ínfimo al que han descendido nuestros políticos, por una parte, y las amplias tragaderas que tiene la población, por otra.

En cuanto a la pregunta que le planteas a Guido en uno de tus comentarios, si puedo meterme en la conversación diré que sí, que tenemos los políticos que nos merecemos. Nosotros los hemos votado, nosotros tenemos que sufrirlos y cargar con ellos.

Saludos.

S. Cid

Paco Gómez Escribano dijo...

Guido:

Yo ya no sé si tenemos lo que nos merecemos o si nos merecemos lo que tenemos. Llevas razón en tu planteamiento. Si los críos de ahora son un desastre, qué tipo de gobernantes les tocará a ellos. Pero yo a veces pienso que esto no tiene nada que ver con la lógica y la razón y que la cosa es cíclica, es decir, que lo próximo será un poco mejor. Quién sabe.

S. Cid:

Lo de la Aído es tremendo y no menos sorprendente es lo de ZP al ponerla ahí, increíble, ¿no?
Es lógico pensar que tenemos lo que nos merecemos. Pero es que, como dijo alguien por ahí, lo que tenemos es tan pésimo, que dudo que los ciudadanos seamos tan malos como para merecer esto.

Un abrazo a los dos.