Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Enésima reforma educativa abocada al fracaso

En estos días hemos conocido las nuevas leyes que regirán la nueva reforma educativa, abocada al fracaso desde su nacimiento. Porque los que hacen las reformas no tienen ni idea de los que se cuece en los institutos. No pisan un aula desde hace veinte años, bien porque son liberados de los sindicatos, bien porque son políticos, bien porque son pedagogos teóricos. La nueva reforma será un fracaso porque no corrige los defectos del meollo de la cuestión: la Educación Secundaria Obligatoria (ESO).
Es un error que los niños vayan a los institutos con 12 años. La práctica docente demuestra que no tienen el nivel de madurez adecuado para ello. Es un error prolongar la enseñanza obligatoria hasta los dieciséis años, porque generalmente, los niños que no quieren estudiar se plantan a los doce y lo único que les queda por delante son cuatro años prisioneros en un instituto montando la de Dios es Cristo cada día.
Ahora han creado los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI) en donde pretenden acorralar a los fracasados de la ESO. PCPI’s, con nombres tan rimbombantes como “PCPI de Domótica”. ¿Me quiere explicar alguien como van a conseguir los profesores que un alumno que no ha resuelto una ecuación de primer grado en su vida estudie Domótica, que es una de las asignaturas más difíciles que hasta ahora se imparte en los Ciclos de Grado Medio (CGM) y de Grado Superior (CGS) de Electricidad?
Los CGM y el bachillerato deberían empezar a los 14-15 años y no a los 16-17, y que sólo se matricularan en ellos los alumnos con verdadero interés. No han arreglado el paso directo de los CGM a los CGS, que se seguirá haciendo a través de prueba, a nivel de bachillerato, para niños que no han estudiado, no ya a nivel de bachillerato, sino a nivel de nada, ya que en un CGM no se imparte ni matemáticas, ni lengua ni nada, son todas asignaturas técnicas.
Con la nueva ley, los que terminan un CGS podrán acceder a un primero de cualquier carrera. Fracasarán, puesto que en los CGS, como en los CGM, tampoco se imparte matemáticas, ni Lengua; ni siquiera inglés. Por tanto, suspenderán en primer curso de Universidad. Por si todo esto no fuera lo suficientemente flagrante, por falta de alumnos, las Facultades andan convalidando asignaturas de las Ingenierías con asignaturas impartidas en CGS. Aunque se llaman igual o parecido, los contenidos ni se asemejan. ¿Qué clase de licenciados estamos creando?Lo dicho, la enésima reforma educativa está abocada al fracaso. Porque siguen siendo abordadas por necios.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que más me jode es que van a salir unas generaciones de burros... En vez de avanzar vamos para atrás. Y otra cosa, no se pueden hacer tantas reformas, habría que hacer una que fuera buena y duradera.

Sombras Chinescas dijo...

Los últimos años, nos hemos instalado en la premisa (errónea) de que todo el mundo debe tener titulación universtitaria.

Toda reforma que no pase por la dignificación de la formación profesional, está abocada al fracaso.

Saludos.