Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

jueves, 17 de junio de 2010

He cancelado mis lágrimas

He cancelado mis lágrimas,

por el deceso de mi tristeza,

he conminado a las ánimas

que poblaban mi espíritu

de inútiles sutilezas,

ordenándoles huir,

con su equipaje maldito,

con su eterno devenir,

he exorcizado fantasmas,

para no volver a oír,

sus quejidos en mi alma.

He subido los peldaños

de mi sesgada agonía,

he alcanzado tu mirada,

porque ya no la veía,

ni sentía los colores,

ni veía sensaciones,

sólo negrura encallada,

en fracciones renegridas

que asfixiaban mis temores,

mostrados en colecciones

de incombustibles dolores.

He caminado en los lodos

de las siniestras veredas,

he padecido el agobio

de horizontes sin estrellas,

porque en el fondo sabía

que entre las sucias aceras

del llanto de poesías,

iba a encontrarte serena

al fin de mi travesía,

con fondo de luna llena

envuelta en tu melodía.

He sufrido vejaciones

de mi mente atormentada,

he perpetrado canciones

y he bailado con la nada,

siniestras cavilaciones

que me quemaban el alma,

hasta que me vi sin ti,

y le susurré a la nada

que ya podía partir,

que quería mis emociones

porque quería vivir.

He sorteado miserias

tras sufrir en oleadas,

los episodios de histeria

de mi soledad cansada,

por sentir en mis entrañas

vacíos de indignidad calma,

como sosiegos de feria,

en espejismos de sala,

que golpeaban mi espíritu,

en una espiral tan seria

que mi mente deliraba.

He salido del Infierno,

donde me sentí vencido,

como una estatua de sal

congelada en el invierno,

al cabo he sobrevivido,

y de forma natural,

con tu espíritu supremo,

como meta en mi camino,

al fin he empezado a andar,

descargándome del tedio

del desconsuelo dormido.

He roto mi soledad,

he ganado la batalla,

ya he renunciado a sufrir,

dejando la iniquidad

aparcada en una playa

a la que no quiero ir,

desgarros de mezquindad,

colgados de una atalaya

preparados para herir

cualquier trozo de bondad

que pudiera subsistir.

He cancelado mis lágrimas,

por óbito de mi pena,

he convocado a las almas

que moraban en mi esencia,

les he dicho que se vayan,

que por aquí no aparezcan,

que ya sólo quiero oír

el eco de tu presencia

cuando te vea venir,

con esa mirada clara

que a puro amor me sentencia.

7 comentarios:

Mercedes dijo...

¿No crees, amigo Paco, que sufrir también es sentir y vivir? Es una suerte poder dejar atrás los tormentos para saborear de nuevo lo bueno de la vida, pero es cíclico; nada termina, todo vuelve a empezar. También yo a veces consigo cancelar mis lágrimas, pero no estoy segura de si es obra mía o el mismo devenir natural de la existencia.
Un poema hermoso.
Besos.

Felisa Moreno dijo...

Está bien dejar atras las lágrimas, y vivir, siempre con esperanza.
Una poesía muy emotiva.
Un abrazo.

GUIDO FINZI dijo...

Sufrir, nos recuerda que estamos vivos. Sobre todo cuando tenemos los sentidos adormecidos, en stand by.
Me ha gustado mucho el texto, aún cuando yo soy de prosa pero, los tipos como tú, tocáis todos los palos.

Un saludo, Maestro.

Paco Gómez Escribano dijo...

Sí, Mercedes, sufrir es vivir, pero no me mola nada. Cuando me pasa algo malo, aprendo de ello. Pero mira, prefiero ser un poco más ignorante y no pasar por tantos sufrimientos.

Gracias, Felisa.

Te digo lo mismo que a Mercedes, Guido. Y sí, me gusta tocar todos los palillos, disfruto con ello.

Un abrazo a los tres.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muy buen poema, Paco, como la luz al final del túnel.
Un abrazo.

campoazul dijo...

Que linda por favor, es una maravilla y al mismo tiempo tiene el poder de que así como se va leyendo se va uno recuperando de todos los infiernos pasados, es una terapia para la recuperación de la mente y del alma.
Me encanto. Y me emociono.

Besos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Gracias, José Miguel.

Me alegro, Campoazul. Gracias.