Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

domingo, 26 de octubre de 2008

El Premio Planeta

Hace pocos días se ha fallado el Premio Planeta, el más cuantioso, económicamente hablando, de los premios literarios que se conceden en España. Todos los años ocurre lo mismo, se polemiza sobre que si el premio está dado o no de antemano. Pues acabemos con la polémica de una vez por todas: sí, el premio está dado de antemano. Se sabe. El último que lo ha confesado ha sido el profesor y escritor Antonio Prieto, ganador en su día del premio y miembro del jurado hasta hace tres años. Es lógico que así sea, 600.000 euros no se dan a cualquiera sin garantías de que su novela se vaya a vender. Y hay que vender unas cuantas para que el negocio sea rentable.
Hay que tener en cuenta que el importe del premio se entrega al ganador como adelanto de los derechos de autor por la venta de la novela. Teniendo en cuenta que un escritor se lleva el 10% de las ventas de cada libro, hay que vender muchas novelas para llegar a 600.000 euros. Por cierto, que el 10% de la cantidad mencionada es para el agente literario del escritor si es que lo tiene y la mitad para hacienda.
Por tanto, que quede claro de una vez y dejemos de alimentar el morbo: la editorial habla con varios autores conocidos, les plantea la opción de ganar el premio y negocia con ellos. ¿Significa esto que todas las demás novelas presentadas caen en saco roto? No. Desde luego no van a ganar el premio, pero son muchos los autores que publican su novela después de haberla presentado al Planeta, bien en la propia editorial o en otras y por recomendación de algún miembro del jurado. ¿Significa esto que el Premio Planeta no debería existir? En absoluto, porque, además de ser el acontecimiento literario del año, fomenta como ningún otro premio la promoción de la Literatura y el hábito de leer. Y no estamos como para despreciar en ningún caso ninguna de estas dos circunstancias.

2 comentarios:

Sombras Chinescas dijo...

No conozco a nadie que haya conseguido que planeta se interese por él presentándose al premio.

Por lo que yo viví, elos cuatrocientos o quinientos que nos presentamos, incluyendo a los ocho que quedamos finalistas sin opción a nada, no somos para ellos más que una molestia necesaria.

http://relatosjcg.blogspot.com/2007/11/crnicas-de-un-planeta-lejano.html

Saludos.

Homo Insanus dijo...

Enviar una novela a concursar por el Planeta yo lo veo como un ejercicio de romanticismo o como una broma privada pseudocultureta, para cuando te pregunten por tu vida lanzar un "Bueno, el año pasado envié una de mis novelas al Premio Planeta". Y luegos echas vaho en las gafas (reales o imaginarias) y las limpias con un pañuelo, :P.

Esté pactado o no, hay casos que revelan el modo de operar para con este certamen, como el año que ganó Espido Freire, una tía que trabajaba como traductora y correctora en la misma casa que la premió.

En fin, un escritor es el que escribe, ¿no? Así que a garrapatear páginas y a pasarlo bien, digo yo.

Saludos.