Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

martes, 14 de diciembre de 2010

El oficio de escritor (II)

Escritor es todo aquel que escribe, esté o no publicado, y trate el género que trate. Conozco a escritores que escriben reseñas, artículos, poemas, relatos, novelas e incluso buenísimas tesis doctorales o brillantes sentencias judiciales. Ahora bien, una cosa es ser buen escritor y otra buen novelista. A veces las dos cosas coinciden, pero no siempre. Basta echar una ojeada a los estantes de las librerías, abarrotadas de buenísimas y pésimas novelas, mezcladas, compartiendo espacios y anhelos de los más diversos lectores, para comprobar que no es oro todo lo que reluce.

Lo que más nos venden las editoriales son las novelas, de variopintos géneros. Por eso, no es extraño que muchísimos escritores se hayan refugiado en la novela como forma de dar una salida comercial a sus escritos. Pero no son novelistas, porque no saben construirlas.

Una novela siempre debe comenzar con un planteamiento que ajuste al lector, en donde se centren paisajes, personajes y las primeras situaciones. Esto se puede hacer de varias formas y en disparejas voces narrativas; a través de diálogos o a través de disertaciones del narrador; se puede empezar con hechos del pasado o del futuro; y lo más importante, se debe hacer de forma amena para atrapar la atención del lector. En cualquiera de los casos, una vez cubierta la función del planteamiento, este debe servir para trazar un puente que parezca que el lector vaya cruzando sin demasiado esfuerzo. Este puente va desde el principio hasta el giro, en el que el lector debe aterrizar con una sola inquietud: seguir leyendo. Hasta aquí, deben haber aparecido los personajes principales y secundarios y debe haberse mostrado en mayor o menor medida la trama y las tramas paralelas o subtramas. La narración puede haber sido enriquecida con diálogos, sucesos, una carta, un diario o diversos hechos relevantes acaecidos a los personajes. Llegados al giro, el novelista debe pensar cómo ir cerrando las tramas. Hay trucos, aunque no conviene abusar. Por ejemplo, se puede distraer la atención del lector llevándola hacia un punto que en nada va a tener que ver con la resolución de la novela, aunque aparentemente parezca lo contrario.

Desde el giro o nudo, el novelista debe trazar otro puente, con más pendiente si cabe, para que el lector haga un viaje vertiginoso hasta el desenlace. Cualquier otra estructura no es una novela, será otra cosa, escrita, probablemente, por un escritor genial, pero no por un novelista genial, ni siquiera por un novelista del montón.

El lector de novela es muy exigente, quiere que le cuenten una historia, quiere viajar y convivir con los personajes y las situaciones. Cualquier cosa distinta de esta hace que la novela sea cerrada y abandonada en una estantería para siempre con una promesa: no volver a leer nada de ese autor.

Sería bueno que editoriales y librerías dejaran de colar “con calzador” bajo la etiqueta de “novelas” a escritos que son meras reflexiones, meras divagaciones de, en algunos casos, excelentes escritores, pero que a la vez son pésimos novelistas.

23 comentarios:

Viking dijo...

Paco: una de mis hijas, la de 13 hace 1 semana que está de vacaciones. Terminó el periodo escolar y desde entonces he descubierto que se queda hasta la madrugada despierta, es su habitación computadora en mano.
Una noche le pregunté si lo hacía para jugar o en el dichoso Face pero, me contestó: estoy desconectada, sólo escribo una novela.
Me llenó el alma de emoción. Dudo que su meta sea "ser escritor" pero hoy le hice leer esto, que de más está decirte me encantó.
Saludos

Paco Gómez Escribano dijo...

Vaya tela, Viking. Me siento muy honrado de que hayas dado a leer la entrada a tu hija. Por cierto, magnífica noticia la de que ella esté escribiendo una novela. Menuda sorpresa te habrás llevado. Quién sabe, a lo mejor el día de mañana te ves en una presentación suya orgullosa de ser su madre. Ojalá. Un beso.

Pedro de Paz dijo...

Sí, señor. Perfectamente preciso. Yo no lo habría dicho mejor.

Paco Gómez Escribano dijo...

Pues si tú lo dices, maestro, así debe de ser. Yo na no digo más. Un abrazo.

Mariano Sanz Navarro dijo...

Muy de acuerdo, Paco, yo si lo hubiera dicho mejor...pero no se me ocurre. No es mi genero la novela (no me siento capaz), pero hago pinitos de otra indole. Echale un vistazo a mi blog si tienes un momento. Un abrazo.
http://marianosanznavarro.blogspot.com/

Paco Gómez Escribano dijo...

Gracias, Mariano. Será un placer pasar por tu blog en cuanto tenga un rato. Un abrazo.

Miguel Baquero dijo...

Qué ilusión, la portada del libro. Ya mismo me estás diciendo dónde y cuándo es la presentación o de qué forma se puede comprar

Paco Gómez Escribano dijo...

Sí que hace ilusión, Miguel. No te preocupes. Iré informando de todo puntualmente.

Carlos González dijo...

Vaya tela, Paco, si pareces un jodido erudito que estás ya dando conferencias por ahí. Muy buena la entrada. A ver si la publicación de la novela te abre las puertas de esas charlas, pero para darlas. Labia tienes, cabrón. Un abrazo.

carlos dijo...

Dicen que empezar con una novela suele resultar presuntuoso, que se debería hacer a través de un relato corto, con un libro de cuentos, y luego embarcarse en una novela larga.
Pero si tienes esa ambición desde el principio, adelante. Siempre hay que tener tu ánimo y perseverancia para conseguir las metas.
Un abrazo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Carlos González: Gracias, colega.

Carlos: Realmente es lo primero que publico solo. Pero como dices, enpecé con relato corto y hay varias antologías con relatos míos. Pero sí, como dices, llevo con esta ilusión desde hace ya muchos años.

Un abrazo a los dos.

Alfonso Martín Erro dijo...

Me voy a atrever a decir que has hecho un microcurso de novela. Son buenos consejos, y también una reflexión acertada. Si, me he dado cuenta de que se cataloga como novela un escrito con cierto volumen, y que cuando se lee no tiene ni pies ni cabeza... y eso me sucedió con las novelas de un escritor famoso con el que fui al colegio... Pero eso es otra historia.

Paco Gómez Escribano dijo...

Gracias, Alfonso. Pero es cierto. Pocos compran un libro. Pero son muchos los que compran novelas, aunque sea para regalar. Yo tengo la casa llena de novelas que dejé de leer por eso, porque no eran novelas, eran escritos de escritores que se amparan en este formato para subsistir. Ojo, que algunas son de escritores famosos e incluso premiados. No entiendo nada. Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Las editoriales nos cuelan cualquier cosa, ensayos como novelas, novelas premiadas que son malísimas. Me he propuesto no comprar ninguna novela premiada después de leer el Nadal de este añó, me gustaría pedir que me devolvieran el dinero.
Un abrazo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Totalmente de acuerdo, Felisa. A menudo que pasa el tiempo mi lista de escritores vetados crece, debido a que son meros vendedores de humo. Llevas razón, la mayoría de las novelas premiadas en premios importantes son un bodrio, no así las premiadas en premios "menores". Hace un par de años o así, no recuerdo, cometí el error de leer la novela finalista del Planeta. Me quedé como tú, con las ganas de recuperar mi dinero. En fin, Dios o quien sea nos dé buen criterio para elegir. Un beso.

Carlos dijo...

Paco, pásate por mi rincón cultural que tienes un Premio-Meme que es muy fácil de hacer.
Saludos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Haré esa entrada, Carlos. No prometo cuando, pero la haré. Un abrazo.

GUIDO FINZI dijo...

Me hiciste acordar de cierta frase del ex presidente argentino Carlos Menem: "Mi novelista favorito, es Borges".
Pobre...sólo valía para político...

Un saludo

Paco Gómez Escribano dijo...

Para partirse lo de la frase de Menem, Guido. Un abrazo.

Antonio de Castro dijo...

Estoy muy liado estos días y con una conexión a internet pésima. En cuanto pueda copio, pego, imprimo, leo y comento.
Un saludo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Pues ya nos vas contando, Antonio. Un abrazo.

S. Cid dijo...

Me gustó tu texto de hoy. Aclaras muy bien ciertos conceptos, pero sigo creyendo que escribir una novela tiene que ser una tarea muy, muy complicada. Por eso los que conseguís superar el reto tenéis toda mi admiración.

En cuanto a lo de las novelas premiadas, que comentáis por ahí arriba, yo me las tengo vetadas. Esos premios siempre están dados y no precisamente por motivos de calidad.

Saludos y a seguir informando :-))

Paco Gómez Escribano dijo...

Gracias, S.Cid. Lo cierto es que esto es duro. Puede que desde fuera pueda parecer que lo más difícil sea escribir la novela, y a lo mejor lo es. ero una vez que la tienes escrita, te das cuenta de que luego empieza otra fase. Correcciones y, sobre todo, colarla en una editorial. Y una vez publicada, hacer lo posible por que tenga la repercusión deseada. En fin, que es como escalar el Everest. Seguiré informando. Un beso.