Páginas

Al otro lado

Al otro lado
"Al otro lado", de Paco Gómez Escribano. Editorial Ledoria. I.S.B.N.: 978-84-15352-66-2.
Comprar libro
en Estudio en escarlata, aquí.

Comprar libro
en El Corte Inglés, aquí.


Presentaciones:

Sábado, 27 de abril a las 12 h. en la Feria del libro de Granada, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA Puerta Real. Me acompañará en la presentación el compañero de Granada Jesús Lens. Y a las 13 horas firma de ejemplares en la Caseta de Firmas.

Sábado, 20 de abril, de 11 a 13 h. y de 17 a 20 h. en la Feria del Libro de Fuente el saz de Jarama.

Sábado, 26 de enero a las 20 h. en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Me acompañará en la presentación el compañero de Ciudad Real José Ramón Gómez Cabezas, autor de "Réquiem por la bailarina de una caja de música", de la Editorial Ledoria.

Martes, 23 de octubre a las 19.30 h. en la librería Estudio en Escarlata (Guzmán el Bueno 46, Madrid). Si no puedes acudir y queréis un ejemplar firmado, ponte en contacto con ellos y pídeselo (91 543 0534). Te lo enviarán por correo.

Miércoles, 24 de octubre a las 18 h. en Getafe Negro (Carpa de la Feria del Libro). A las 20 h. participaré en una mesa redonda con otros compañeros de la Editorial Ledoria titulada "En los arrabales de la Novela Negra.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Don Winslow inaugura Getafe Negro en la Casa del Libro

Vivir en Madrid te proporciona lo que no te da ninguna otra ciudad en España. Pasé seis estupendos años en Algeciras llenándome el alma de silencios, de paz y de visiones idílicas contemplando el Estrecho. Aromas del Estrecho que irremediablemente echo de menos, cómo no. Pero volví a Madrid, a la ciudad que me vio nacer y crecer, y recuperé muchas cosas a pesar de perder otras. Siempre ocurre así porque así es la vida. Madrid es tan prolífica en actos culturales que, a veces, hasta se solapan, como me ocurrió ayer.

La Escuela de escritores ha programado estos días una serie de “Talleres express”. Uno de ellos era ayer, impartido por Juan Carlos Márquez en el incomparable escenario de la renovada librería Fuentetaja. Pero ayer, media hora antes, era la presentación en la Casa del libro de “El invierno de Frankie Machine”, segunda novela publicada en España de Don Winslow. Decidí que tenía que hacer todo lo posible por intentar acudir a los dos eventos. Al final, pude hacerlo y pasé una tarde agradabilísima.

El principal reclamo de una presentación es el autor de la novela, pero no es el único. Y la puesta en escena de ayer creaba muchas expectativas que se corroboraron una por una. En la sala de actividades de la segunda planta de la Casa del libro, tras un gigantesco póster de la edición 2010 de Getafe Negro, se situaron Carmen Fernández de Blas, Lorenzo Silva y el propio Don Winslow. Abrió la presentación Carmen, flamante directora editorial de Martínez Roca; una mujer que ha dirigido Plaza & Janés, Ediciones B y Temas de hoy, entre otros importantes grupos editoriales y que tiene fama de olfatear y detectar nuevos best sellers como nadie, no en vano es la descubridora de Matilde Asensi y Julia Navarro, como de tantos otros escritores que ahora son superventas. Con ella en la editorial, no es extraño que Martínez Roca se haya hecho con los derechos de las novelas de Don, ya que este hombre va a ser un filón de oro en España. Nos lo presentó y cedió la palabra a Lorenzo Silva.

Lo de Lorenzo es muy fuerte. Ya conocéis sus éxitos de la serie Bevilacqua y Chamorro, pero además, este prolífico escritor es finalista y ganador del Premio Nadal, tiene el premio Primavera de novela y recientemente ha ganado el VIII Premio Algaba de Biografía, Autobiografía, Memorias e Investigaciones Históricas con su obra “Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil”. No se trata aquí de biografiar aquí a uno de nuestros escritores más laureados, pero para más señas sólo decir que lleva las cartas al director del suplemento dominical de ABC y que, de vez en cuando, aterriza por el suplemento universitario semanal del diario El Mundo escribiendo artículos de Educación, además de ser Comisario e impulsor de Getafe Negro, uno de los más prestigiosos festivales de Novela Negra de nuestro país.

Lorenzo Silva comentó que descubrió a Don en Cadaqués, leyendo “El poder del perro”, primera novela del americano publicada en España. Al parecer, entre la tranquilidad de esas playas tan en calma, experimentó una explosión de violencia sin límites que le transportó a las guerras del narcotráfico en Méjico, tema de rabiosa actualidad, en la que el protagonista, un agente de la DEA, abandona su lucha porque descubre que el problema no es Méjico, sino el inmenso poder de un mercado como el de su propio país, Estados Unidos. No obstante, Lorenzo comentó que incluso le ha gustado más “El invierno de Frankie Machine”, una novela en la que se describe la vida de un hombre tranquilo de 62 años. Tranquilo hasta que la mafia secuestra a su hija y sale a la luz el pasado del protagonista, un hombre que militó en la mafia y que era conocido como “Frankie, la máquina”.

Después habló Don Winslow, quien aterrizó en Madrid el pasado domingo por la tarde con su mujer. No sé si lo que dijo entra dentro de las cosas que se dicen en las presentaciones, pero el caso es que les pilló la vuelta ciclista por la Gran Vía y tuvieron que dar un gran rodeo para llegar hasta el hotel, dándose cuenta de que Madrid era la ciudad más bonita de Europa, desbancando en sus percepciones a París. Algo así, dicho de sopetón y ante un buen puñado de madrileños propició las simpatías del respetable. Su disertación continuó haciendo un recorrido por su trayectoria para contarnos lo que algunos ya sabíamos: que Don, antes de escritor, había sido detective privado. Y, como muchos otros escritores de Novela Negra, no dividió al género humano entre buenos y malos, ya que su opinión es que todos tenemos ambas cualidades en una u otra medida. Nos contó la anécdota de que cuando paseaba con su mujer por Gran Vía se sorprendió muchísimo de ver en el escaparate de la Casa del Libro una fotografía suya de gran tamaño, frente a la que posó divertido mientras su mujer le hacía una foto. Seguro que pasó inadvertido entre los miles de transeúntes, porque Don posee la fisonomía adecuada para hacerlo: un tipo calvo y con gafas con toda la pinta de un tipo corriente, aunque no lo sea en absoluto.

No puedo hablaros de la Literatura de Don porque no me ha dado tiempo a leerlo. Tengo pendiente la primera desde hace tiempo. Descansa en un anaquel de mi desordenada habitación, eso sí, ahora firmada por el autor. Después del acto, agarré la segunda y volví a hacer cola. Cuando llegué, le dije a Don: “Paco, another time”. Y esto fue lo que plasmó en la dedicatoria mientras sonreía.

Parece que no tenía nada más que hacer allí una vez que Lorenzo Silva me saludó, lo cual siempre me complace. Pero yo no hacía nada más que mirar a Carmen Fernández de Blas y en mi cabeza bullía la idea de poder hablar con ella. La excusa la tenía, no en vano mi primera novela fue contratada por Martínez Roca hace tres años y medio y todavía está en espera de publicación. Incluso pensé en pedir a Lorenzo el favor de que me la presentara, pero él, solícito, no dejaba de hablar con unos y con otros. Por otra parte, no me gusta endosar marrones a nadie, y menos a la gente que admiro. Pero abordar a Carmen por la cara y de sopetón requería una buena dosis de atrevimiento que al final reuní. Sólo os diré que me atendió amablemente y me dijo que había leído mi novela. Me extendió su tarjeta profesional y conseguí una cita telefónica con ella para la posible resolución de la publicación de mi novela, aunque esto, será motivo posiblemente de otra entrada en este blog.

Finalmente, y tras la emoción de haber hablado con Lorenzo y con Carmen, llegué sudoroso y fatigado al sótano de la librería Fuentetaja con el tiempo suficiente de engancharme al taller express del que os hablaba al principio, en donde pude disfrutar de una hora y media de charla literaria con el profesor y los compañeros.

No hay acto literario que se precie que no deba acabarse con un acto gastronómico, así que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y de que el Paraíso del jamón está en la mismísima calle de San Bernardo, puse fin al día disfrutando de un bocadillo de jamón de bellota y una copa de Rioja, a fin de celebrar la tarde literaria y..., mi gran osadía.

18 comentarios:

Evaasecas dijo...

Fantástica tarde, me das envidia pero de la buena. Es lo que tiene Madrid, como dices, está llena de posibilidades, incluso cuando la vuelta ciclista trastorna todo.
Un saludo y suerte con tu novela, ya nos contarás.

Paco Gómez Escribano dijo...

Gracias, Eva. Sí, Madrid es lo que tiene, que si quieres no paras. Ojalá tenga trascendencia para mí por lo de mi novela. Un abrazo.

Carlos dijo...

Muchas veces la osadía es mejor que la cobardía, y tu acto puede verse recompensado con una publicación, y te acordarás de ello si esto se hace realidad.
En las presentaciones de nuestros libros, nos invaden muchos escritores noveles en busca de una tarjeta y de que les podamos dar una cita, aunque la diferencia es que nosotros somos muy chiquitines al lado de los grandes grupos editoriales.
Pero todo vale para conseguir entrar a los editores.
Enhorabuena Paco, y mucha suerte.

Mercedes dijo...

Pues sí, reconozco que la tarde no se te podría haber dado mejor. Don Winslow, Lorenzo Silva, Carmen Fernández... Y ese cursillo exprés como broche, bueno no, el broche fue el jamón y el rioja. Por cierto, ¿estabas solo o con Carlos?
Ya me hubiese gustado a mí vivir esa literaria tarde.
Oye, muy bien por acercarte a Carmen. No te lo vas a creer, pero yo casi publico con Roca; fue una situación muy curiosa que algún día te contaré.
Otra cosa, este fin de semana hay unas jornadas literarias en "La casa incendiada" que igual te interesan. Es un encuentro entre autores y escritores en el que se dan charlas interesantes, hay firma de libros... YO espero llegar a Madrid sobre las doce del mediodía del sábado. Ya sabes, si te interesa y tienes un ratito, allí estaremos algunos autores y lectores.
Un abrazo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Gracias, Carlos. Vaya que si me voy a acordar. Todavía no sé cómo me atreví a hacerlo, pero me alegro de haberlo hecho. ¿Mira que si sale?

Sí que me lo pasé bien, Mercedes. Y me alegro de haber entrado a Carmen aunque fuera echándole valor. Algún día me cuentas lo de Roca, ¿vale? Pasaré por la Casa encendida, aunque no sé si será el sábado o el domingo. Pero a ver si nos vemos.

Un abrazo a los dos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Por cierto, Mercedes, había quedado con Carlos en el Paraíso del jamón. Y todavía seguimos en el barrio. Nos fuimos al Nagual y echamos un mus. Lo que pasa es que me dijo que lo contaría él en su blog, aunque no sé. últimamente va muy liado.

Pedro de az dijo...

Y luego dice el jodío que se considera un mero observador del ambiente literario de Madrid. Cuantos, con menos, presumen de factotums. Estás siempre en todos lados. Acabarás siendo el perejil de todas las salsas. :-)

Muy bien lo de Carmen de Blas. El mundo es de los valientes, Paco. Yo siempre suelo hacer caso a algo que, al respecto, solía decir mi abuelo: "El 'no' ya lo tienes por delante. Si lo intentas, ¿Qué te queda por perder?". Un aforismo con el que siempre me ha ido bastante bien.

Abrazos.

Paco Gómez Escribano dijo...

Pues sí, Pedro, sólo soy un observador que se divierte mucho en estos saraos y que luego se toma un vino y un bocata de jamón, porque una cosa es cierta: Tengo controlaos los garitos gastronómicos que están al lao de Estudio en Escarlata, Traficantes de sueños, Casa del Libro, Cervantes, Corte Inglés, jajaja.
Sí, creo que hice bien hablando con Carmen F. de Blas. Ayer mismo hablé con ella por teléfono y se ha vuelto a poner todo en marcha. Tendría cojones que ahora publicara dos novelas a la vez.
P.D.: Habría sido muy interesante conocer a tu abuelo, sabias palabras.
Un abrazo.

GUIDO FINZI dijo...

Tu presencia en este tipo de eventos, siempre me trae a la mente una película de Woody Allen: ZELIG.
Yo, por el contrario, no acudo a ninguno. Me reservo para cuando presentes tu novela, y te otorguen el premio RBA.

Un saludo

candela dijo...

Genial Paco, genial. El mundo es de los atrevidos. Y respecto a Madrid, tienes toda la razón, si quieres estar al loro de todo, debes moverte por la ciudad más bonita del mundo (se nota que soy “gata”).Y si publicas, (que seguro que sí) a ver si te marcas unas cervezas y me invitas con el resto de los conocidos del Face, para que no solo seáis una foto, que tengo ganas de veros.

S. Cid dijo...

Caray, qué bien aprovechado el tiempo :-)

Pues mucha, mucha suerte y ojalá te publiquen pronto.

Paco Gómez Escribano dijo...

Bienvenida por aquí, Candela. La verdad es que estuvo genial. Al final hablé con Carmen al día siguiente, vamos a ver si hay suerte. Y si publico pues sí que me gustaría tomar unas cerves con los colegas del feis y del blog, el día de la presentación o en cualquier otra fecha.

Guido, lo cierto es que me conmueve tu fe en mí. A ver si al final RBA te va a dar la razón y la liamos. Quizá lleves razón en cuanto a mis andanzas y lo de Woody Allen.

Gracias, S.Cid. Y tú que lo veas.

Un abrazo a los tres.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Me ha gustado mucho la crónica de la presentación, le has dado un toque muy personal. Me alegro de que disfrutases tanto de una tarde tan literaria, así da gusto. Es cierto que Madrid tiene mil cosas para descubrir y disfrutar, algunas veces incluso demasiadas, no da tiempo a todas. Muchas gracias por pasarte por mi blog. Nos seguimos leyendo y comentando. Un saludo y mucha suerte con el libro. Por cierto, no sabía lo de este fin de semana en La Casa Encendida y voy a mirarlo, porque tiene buena pinta a ver si mi chico y yo nos podemos acercar porque a los dos nos encanta la literatura. Saludos.

Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

Paco Gómez Escribano dijo...

Gracias, María, y bienvenida al blog. Yo me lo pasé estupendamente y además, como habrás podido ver, fue muy especial para mí por lo de Carmen. Además, siempre es un placer saludar a Lorenzo. Pues mira lo de la Casa encendida. Hay cursos, conferencias y talleres todo el finde. Ya nos veremos por ahí o... por aquí. Un saludo.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Paco, ya te he comentado en mi blog que no me llamo María, me llamo Goizeder, pero ya van dos veces que me llamas María, no sé por qué la verdad, jejeje. Voy a ver si miro lo de La Casa Encendida. Saludos.

Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

Paco Gómez Escribano dijo...

Disculpa, Goizeder, el alzheimer. Un beso.

Antonio de Castro dijo...

Tienen buena pinta, las novelas e Don Wilson: otro autor a descubrir.
Y enhorabuena por la futura publicacion de la tuya. Tennos al corriente en proximas entradas.
Un saludo.

Paco Gómez Escribano dijo...

Sí que tiene buena pinta, Antonio. Yo tengo las dos en cola, me falta tiempo para leer. No te preocupes, os mantendré informados de todo lo que me pase. Gracias y un abrazo.